Archivo de Público
Martes, 5 de Abril de 2011

Invención y realidad en la Complutense

CARLOS BERZOSA ·05/04/2011 - 08:40h

Los candidatos a rector de la Complutense cerraron ayer la campaña. Mónica PATXot

Coincidiendo con el final de mi mandato y las elecciones a rector de la Universidad Complutense de Madrid, se ha desatado una oleada de críticas que buscan desprestigiar mi gestión al frente de esta universidad. Los ataques hacia mi persona hay que entenderlos en el marco de una campaña que quiere inclinar desde ciertos medios la balanza hacia sus intereses partidistas.

Cumplido mi segundo mandato como rector, no me vuelvo a presentar, pero me siento en la obligación de salir al paso de esta campaña tan distorsionadora, que no refleja en absoluto la realidad de la institución que me precio en dirigir. Lo que más me preocupa es el deterioro que pueda sufrir la imagen de la institución que represento. No pretendo esconderme detrás de este posible riesgo para evitar la crítica, pero una cosa es la crítica fundada y constructiva y otra muy distinta la descalificación que se hace distorsionando los hechos y alterando la imagen de lo que es la Complutense en estos momentos.

"Una cosa es la crítica fundada y constructiva y otra la descalificación"

El mayor ruido contra mi gestión se está haciendo desde fuera de la institución, a través de determinados medios de comunicación. En el interior, los órganos de decisión de la Universidad Complutense, que son elegidos por los diferentes centros y estamentos y mantienen un funcionamiento escrupulosamente democrático, siguen apoyando en cada Consejo de Gobierno mi gestión por abrumadora mayoría.

Crisis económica

Es cierto que en los últimos años está habiendo dificultades en la gestión universitaria derivadas de la situación económica general. No quiero eximirme de responsabilidades y las razones de cómo y por qué se ha llegado hasta aquí se han expuesto en el Consejo de Gobierno y en el Claustro de la universidad, se han comunicado a la comunidad universitaria y se han publicado en la revista Tribuna Complutense. Para combatir una realidad económicamente adversa, desde septiembre de 2008 se vienen aplicando medidas de austeridad, que están permitiendo a la universidad sortear la crisis si bien con las dificultades propias de la situación.

"Los ataques hacia mi persona vienen de determinados medios"

Dicho esto, es necesario destacar con letras mayúsculas que la Universidad es mucho, muchísimo más, de lo que a veces se quiere hacer ver. En los últimos años hemos vivido en la Complutense grandes acontecimientos y logros nunca antes alcanzados. Sin duda, uno de los éxitos ha sido la obtención de la mención de Campus de Excelencia Internacional, conjuntamente con la Universidad Politécnica de Madrid.

Son tantos los indicadores que señalan la calidad de nuestra institución que sólo mencionaré algunos. Así, nuestros graduados son los que han obtenido mayores reconocimientos de excelencia académica de toda España. Somos una de las universidades españolas que más estudiantes extranjeros recibimos. Somos la universidad en términos absolutos y relativos con mayor número de profesores acreditados a catedráticos de toda España. Somos la universidad madrileña con más peticiones de matriculación de alumnos en primera opción, una vez superada la prueba de selectividad. De hecho, la demanda para estudiar en nuestras aulas ha crecido este curso un 22% sobre el año anterior.

La Complutense es, además, una de las principales universidades de referencia en Latinoamérica, y coordina y acoge frecuentes congresos científicos nacionales e internacionales. Se han implantado en los últimos años gran número de grados y másteres adaptados al Espacio Europeo de Educación Superior y la investigación ha dado avances considerables.

"La demanda para estudiar en nuestras aulas ha crecido este curso un 22%"

Calidad en la docencia

Las nuevas obras e infraestructuras realizadas en estos últimos años en edificios, bibliotecas, aparcamientos, centros de investigación, etc., han mejorado las condiciones para la calidad en la docencia, el estudio y la investigación y aportan bienestar a nuestro colectivo universitario. Se ha llevado a cabo una intensa actividad cultural y se sigue avanzando en el compromiso de la universidad con la sociedad, insistiendo en nuestra voluntad de aplicar una política equilibrada con el medio ambiente, de igualdad de género y abierta a toda persona con inquietudes culturales y de formación.

La comunidad universitaria conoce y valora positivamente los logros alcanzados, y no es justo que el trabajo de tanta gente que lucha por hacer mejor nuestra institución y servir más adecuadamente a la sociedad a la que nos debemos, se intente desprestigiar, sin hacer siquiera el esfuerzo de conocer a fondo lo que la universidad crea en el día a día. Los intereses ideológicos propios de una campaña electoral no deben reproducir los vicios de comportamientos políticos habituales, sino que se deben mantener criterios académicos. Estamos en la universidad y la capacidad de razonamiento no debe ser sustituida por la descalificación sin más.

La Universidad es la institución mejor valorada por los ciudadanos de este país, según un estudio de la Fundación BBVA, y debe contar con el apoyo de las instituciones públicas, de los medios y de la sociedad. Dejaré el Rectorado con el orgullo de haber trabajado sin descanso por una universidad más reconocida, más comprometida con la sociedad y más preparada para los acontecimientos futuros, y también por los intereses de la colectividad universitaria y de la sociedad en su conjunto. Me honro en haber contribuido, acompañado de un grupo excepcional de personas y por el colectivo universitario, a mejorar la imagen de nuestra institución tanto en España como en el resto del mundo. La universidad se merece un respeto.