Archivo de Público
Lunes, 4 de Abril de 2011

Ouattara dice haber tomado el palacio de Gbagbo en Abiyán

París autoriza a su Ejército a intervenir. Naciones Unidas y las fuerzas del presidente electo, Alassane Ouattara, inician su asalto final para tratar de hacerse con Abiyán

PÚBLICO ·04/04/2011 - 20:13h

EFE - Fuerzas leales al presidente saliente Laurent Gbagbo patrullan una calle de Abiyán, Costa de Marfil. -

A la comunidad internacional se le está acabando la paciencia con Laurent Gbagbo, expresidente de Costa de Marfil convertido en dictador desde que se niega a reconocer los resultados electorales de noviembre pasado. Atrincherado en su residencia de Abiyán, Gbagbo no quiere entregar el poder a Alassane Ouattara, jefe de Estado electo. 

El Gobierno francés ha autorizado a sus tropas a que participen en las operaciones emprendidas por la misión de Naciones Unidas en Costa de Marfil (UNOCI).  La ONU y Francia, la antigua potencia colonial, bombardearon la residencia y el palacio presidencial del presidente saliente.

"Hemos trabajado con la fuerza francesa Unicornio conforme a nuestro mandato y a la resolución 1975 de las Naciones Unidas", explicó el portavoz de las fuerzas de la ONU en el país, Hamadoun Touré, al confirmar los ataques. El Elíseo añadió en un comunicado que la operación "pretende neutralizar el armamento pesado utilizado [por Gbagbo] contra los civiles y el personal de la ONU en Abiyán".

"Vimos cómo dos helicópteros disparaban misiles"

La ONU ha pedido a Francia que se sume a estas operaciones y París "ha respondido positivamente", según la nota. "Francia pide el cese inmediato de toda violencia contra civiles. Los autores de estos crímenes deberán responder ante la Justicia", concluye la Presidencia gala.

"Vimos cómo dos helicópteros disparaban misiles sobre el campo militar de Akouédo [donde están tres batallones del Ejército marfileño]. Hubo una explosión enorme y todavía podemos ver el humo", declaró un testigo a Reuters. También fue atacado el campo militar de Agban.

El portavoz de Gbagbo en Europa, Toussaint Alain, denunció estos ataques como "actos ilegales" y un "intento de asesinato". "La coalición internacional lleva al país al caos", dijo. Abiyán se prepara para el último gran asalto contra las fuerzas de Gbagbo. Todos los puntos claves de la capital económica de Costa de Marfil estaban tomados por los fieles a Ouattara. En una declaración, el primer ministro del presidente electo, Guillaume Soro, que también es ministro de Defensa, indicó que la estrategia para el asalto se ha ejecutado "casi a la perfección", aunque se negó a facilitar detalles sobre la ofensiva.

La ONU ha pedido a Francia que se sume a estas operaciones  

Mientras, las fuerzas leales al presidente electo de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, han iniciado un ataque final para tratar de hacerse con Abiyán, la capital económica del país, y desalojar del poder a Gbagbo.

Las fuerzas de Ouattara afirman que ya han tomado el palacio de Gbagbo, aunque no han especificado si éste se encontraba en el interior.

Según emisoras locales captadas en Dakar, entre 4.000 y 5.000 soldados y decenas de carros de combate participan en la ofensiva de los efectivos de Ouattara, formados, entre otros, por las Fuerzas Republicanas de Costa de Marfil (FRCI) y por los ex rebeldes de las Fuerzas Nuevas.

Escudos humanos

Las fuerzas favorables a Gbagbo mantienen sus últimas posiciones en los barrios de Le Plateau y Cocody, donde se ubica la residencia del presidente saliente, quien está rodeado de sus fieles, entre ellos miles de los llamados Jóvenes Patriotas, que se han ofrecido como escudos humanos, en respuesta a un llamamiento hecho por la televisión estatal marfileña.

El ataque coincidió con el secuestro de cinco extranjeros

También se ha puesto a disposición de Gbagbo el jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Philippe Mangou, que abandonó la embajada de Suráfrica, en la que se encontraba refugiado desde el viernes, para regresar junto con su familia a la residencia oficial del mandatario.

El ataque coincidió con el secuestro de cinco extranjeros, dos de ellos franceses, en un hotel de Abiyán. Francia también informó de la evacuación de 250 extranjeros residentes en Costa de Marfil, que abandonaron el país africano en vuelos facilitados por el Ejército francés.