Lunes, 4 de Abril de 2011

Jefe IAEA dice se necesitan acciones para abordar temor nuclear

Reuters ·04/04/2011 - 16:10h

Por Sylvia Westall y Fredrik Dahl

El jefe de la agencia de supervisión nuclear de Naciones Unidas dijo el lunes en un foro de seguridad que los estándares estrictos y la total transparencia son vitales para restaurar la confianza pública en la energía nuclear ante la crisis de Fukushima en Japón.

Por más de tres semanas, Japón ha estado luchando para estabilizar una planta de energía nuclear impactada por un fuerte terremoto y el devastador tsunami que le siguió minutos después. El desastre ha desatado nuevas evaluaciones sobre el uso de esta tecnología en todo el mundo.

"La crisis en Fukushima Daiichi tiene enormes implicancias para la energía nuclear y nos enfrenta a un gran desafío", dijo Yukiya Amano, director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA por sus siglas en inglés), ante una reunión en Viena con delegados de 72 naciones.

En declaraciones en una convención para revisar las normas de seguridad nuclear programada antes de la crisis, Amano dijo a los delegados que no podían tomar un enfoque "como si todo fuera normal".

"La preocupación de millones de personas en todo el mundo sobre si la energía nuclear es segura debe ser tomada con seriedad", declaró.

"El apego riguroso a los más sólidos estándares internacionales y a la total transparencia, en tiempos buenos y malos, es vital para restaurar y mantener la confianza pública en la energía nuclear", agregó Amano en su discurso.

La emergencia de Japón en su destruida planta de Fukushima ha puesto toda la atención pública sobre la forma en que la agencia de la ONU está equipada para afrontar un accidente con implicancias sobre otros Estados miembros.

Una herramienta para fortalecer los estándares es la Convención sobre Seguridad Nuclear que las delegaciones estaban discutiendo el lunes, pero el pacto es voluntario.

La IAEA no tiene autoridad para aplicar ninguna de las recomendaciones de seguridad que emite, aunque sus labores pueden reducir la posible proliferación de armas atómicas.

Amano dijo que para fines del año pasado más de 60 países miembros de la IAEA comunicaron al organismo con sede en Viena que estaban considerando introducir programas de energía nuclear.

"A la luz del accidente de Fukushima Daiichi algunos países han anunciado revisiones a sus planes sobre energía nuclear", indicó, y añadió que de todas formas las razones por las cuales la tecnología es necesaria no han cambiado.

"Estas incluyen la creciente demanda global de energía, además de las preocupaciones sobre el cambio climático, los precios volátiles de los combustibles fósiles y la seguridad energética", manifestó.

Alemania y Suiza han dicho que cerrarán sus antiguos reactores o suspenderán aprobaciones, China interrumpió los permisos para la instalación de nuevas plantas y Taiwán está estudiando reducir su producción de energía nuclear.