Lunes, 4 de Abril de 2011

Dick y Peyron: "Ha sido más dura que la anterior, pero esperamos volver"

EFE ·04/04/2011 - 13:19h

EFE - os navegantes franceses Jean Pierre Dick (i) y Loïck Peyron, copatrones del IMOCA Open 60 'Virbac Paprec 3', expresan su alegría al llegar al puerto de Barcelona, tras imponerse en la segunda edición de la Barcelona World Race -Vuelta al Mundo sin escalas ni asistencias- al cruzar la línea de meta a las 12:20:36 de esta mañana tras invertir un total de 93 días, 12 horas, 20 minutos y 36 segundos en cubrir el recorrido de 25.200 millas náuticas (46.695 Km.).

Los navegantes franceses Jean Pierre Dick y Loïck Peyron, vencedores de la segunda edición de la Barcelona World Race han señalado que "esta regata ha sido más dura que la anterior por el alto nivel de los rivales".

"Estamos viviendo un momento mágico por la victoria, pero volveremos la próxima edición", aseguró.

Después de cruzar la línea de llegada frente al emblemático Hotel Vela de la ciudad condal, el 'Virbac Paprec 3' entró el puerto de Barcelona acompañado de decenas de embarcaciones y llegó al Portal de la Pau, frente a la estatua de Colón donde el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, acompañado de Pere Alcober, presidente de la Fundació per la Navegació Oceánica de Barcelona (FNOB), organizadora de la competición, entregó el amarre que el barco dejó allí el pasado 31 de diciembre antes de la salida. Después recibieron la corona de olivo que se entrega a los campeones.

Hereu saludó a Dick y Peyron con estas palabras: "bienvenidos a Barcelona, una ciudad volcada al mar y que está orgullosa de tener la Barcelona World Race y honrar a los vencedores de una prueba tan dura".

Jean Pierre Dick señaló que habían sabido "tomar las mejores opciones".

"La primera que tomamos de ir al Oeste fue realmente determinante para lograr ventaja sobre nuestro rivales y cuando hicimos las paradas para reparar calculamos todos los riesgos y logramos que saliese todo bien", apuntó.

"Al retirarse el 'Foncia' pensamos que la ausencia de nuestro rival más peligroso nos podía dar un respiro en la auténtica batalla que estábamos librando. Era evidente que esa retirada nos iba a beneficiar", añadió.

Peyron indicó que en los últimos días estaban "seguros de poder mantener el ritmo, porque el barco respondía".

"Pienso que el hecho de haber navegado ya juntos ha sido otro punto clave en la victoria, porque cada uno de nosotros ya sabía el papel que debía desarrollar a bordo y esa distribución de funciones, que habíamos entrenado y preparado a fondo nos ayudó mucho", concretó.

Los dos han coincidido en que los 'Droldums' (las zonas de interconvergencia tropical en el ecuador) son la verdadera pesadilla de todo navegante, ya que tanto en el descenso al Atlántico Sur como en el ascenso al Norte te obliga a un gran desgaste físico y mental.