Lunes, 4 de Abril de 2011

Alemania y Fukushima dan alas a los verdes

Los ecopacifistas europeos intentan capitalizar el resurgido debate sobre la energía nuclear

THILO SCHÄFER ·04/04/2011 - 08:20h

Las protestas antinucleares del pasado 26 de marzo en Alemania atrajeron a 250.000 personas.

Las decenas de manifestaciones antinucleares que han recorrido las calles de toda Europa en las últimas semanas son un recuerdo del pasado, como el mítico logo del sol rojo sobre fondo amarillo que reza "Nucleares, no gracias". Parece que han vuelto los años 80, y, sin embargo, el debate sobre la energía nuclear ha vuelto al primer plano de la política por el desastre de la central japonesa de Fukushima.

La preocupación por la seguridad de la energía nuclear catapultó al partido verde en Alemania a un triunfo histórico el pasado 27 de marzo en las elecciones del Estado de Baden-Württemberg, donde obtuvo el 24% y con toda probabilidad ocupará por primera vez un Gobierno regional. Después del verano los verdes pueden conquistar otro trofeo en el land de Berlín.

El Partido Verde Europeo celebra su Congreso en Budapest

El éxito de los compañeros alemanes ha estado muy presente en el Consejo del Partido Verde Europeo que concluyó ayer en Budapest. "Aquí ha habido la sensación de que la ola verde está subiendo y que lo que ha pasado en Alemania puede extenderse a otros países", contó a Público, desde la capital húngara, Juan López de Uralde, director de la fundación Equo, que pretende presentar candidaturas en las próximas elecciones generales en España.

Además de los 55 eurodiputados, las formaciones ecopacifistas asociadas al Partido Verde Europeo tienen representación parlamentaria en 15 países del continente. En Bélgica, Letonia y Finlandia incluso forman parte de Gobiernos de coalición. Los ecologistas siguen siendo más fuertes en Escandinavia, Be-nelux, Alemania y Francia, pero poco a poco se están haciendo un hueco en el sur y el este de Europa.

Fukushima y un futuro sin la energía del átomo fue el tema estrella de la reunión de tres días a orillas del Danubio, ya que los partidos verdes de toda Europa esperan capitalizar el cambio de actitud en la sociedad respecto a la seguridad de los reactores nucleares. "La gran batalla hoy en Europa y en España es sobre todo de seguridad, algo que la gente entiende fácil", dijo el eurodiputado ecologista español, Raúl Romeva, a la agencia Efe.

Las formaciones ecopacifistas están en 15 parlamentos y tres gobiernos

Sin embargo, el debate nuclear no fue ni mucho menos el único tema en el congreso de Budapest, aunque todavía hay mucha gente que considera a los verdes como un movimiento puramente de protesta y casi monotemático. Se aprobó una moción que da apoyo a la misión militar en Libia, prueba de que el pragmatismo ha vencido sobre el pacifismo incondicional que estaba en el origen de muchos de estos partidos. Los verdes no se olvidaron de la crisis económica y discutieron un programa que intenta casar políticas medioambientales con justicia social.

Invitado de honor

Uralde se aseguró del apoyo de sus colegas europeos para Equo en el congreso de Hungría, donde fue el invitado de honor en la cena del sábado. El exjefe de Greenpeace España cree que algunas de las claves del éxito de los verdes en Alemania pueden funcionar también en España.

Noticias Relacionadas