Domingo, 3 de Abril de 2011

Terol, el calculador

El líder del Mundial gana a Faubel en el duelo entre compañeros de escudería

A. CABELLO ·03/04/2011 - 23:38h

Terol, con Faubel detrás suyo en el momento de irse al suelo. m. sánchez

A Héctor Faubel (Bankia Aspar Team) le salen las ganas de correr en moto por las orejas. Han sido ya dos veces las que ha tenido que bajar a 125 cc para hacerse un hueco en el Mundial. Además, ayer celebraba su gran premio 150 en el campeonato en la carrera más especial para los españoles.

Así que fue a por todas en busca de la victoria, pero tanto ímpetu le salió caro en la última vuelta cuando marchaba por detrás de Nico Terol (Bankia Aspar Team). No quiso el segundo puesto. Era el día para ganar y acabó por el suelo. El líder del Mundial logró la victoria al igual que en Qatar, aunque en una carrera mucho más sufrida. Terol supo controlar mejor la situación. Estudió con frialdad al rival, analizó cada sector de la pista hasta que tuvo claro dónde tenía ventaja ante Faubel. Hasta fue capaz de alejarse unos metros para fotografiar cómo eran las trazadas de su rival. Esa frialdad fue decisiva en los últimos giros. El compañero de equipo transmitía todo lo contrario: ansia y riesgo por superar cuanto antes al líder.

"Lo he analizado un poquito. He visto que en algunas zonas del circuito me sacaba un poco, pero he aguantado sobre la moto. Al final decidí que tenía que tirar a muerte", reconoció el doble ganador en Qatar y Jerez.

Como viene siendo habitual ya en los últimos años, Jorge Martínez Aspar asiste desde el box a estos duelos fratricidas entre sus pupilos. El jefe del equipo está acostumbrado a que chicos con el mismo color de moto se disputen la misma pieza del pastel: una carrera o hasta un título. La costumbre le ha quitado tensión al asunto. El antiguo campeón del mundo tiene tablas para conducir esta competencia. Su pose es la de un jefe satisfecho por llevar a dos de los suyos en cabeza, no por ver quién será mejor que el otro.

Sin embargo, el gran animador de la mañana fue el joven Maverick Viñales. Llegó a pelear, a sus 16 años recién cumplidos, por el podio durante un par de vueltas hasta que su motor gripó. Peleó de tú a tú con pilotos de más experiencia en su primera aventura en los puestos nobles. Ya estuvo entre los mejores en Losail a pesar de que el circuito le era desconocido. Jerez es distinto, es como su segunda casa. Ha ganado campeonatos de España y de Europa en sus curvas.

No fue buen día para Efrén Vázquez, que también acabó en el suelo. Las expectativas son muchas con el piloto vasco como heredero de la máquina de Marc Márquez, pero es otro al que se le nota algo tenso sobre la máquina. Hay cierta obligación de resultados que no termina de digerir bien.