Lunes, 14 de Enero de 2008

La crisis de las basuras sigue provocando protestas en Nápoles

EFE ·14/01/2008 - 19:42h

EFE - Una mujer y una niña pasan hoy por una montaña de basura en Nápoles (Italia).

La crisis de la basura en la ciudad italiana de Nápoles (oeste) sigue causando protestas, con cortes de carreteras, debido a las 7.000 toneladas de desechos que se acumulan sin recoger, mientras en toda la provincia al menos unos 100.000 estudiantes no van al colegio.

Nápoles y su provincia es la zona más afectada de la región de Campania, donde hay más de 100.000 toneladas de desperdicios por las calles, debido a la falta de vertederos, pero también por la implicación de la Camorra, la mafia local, en el negocio de recogidas de basuras.

Las delicadas condiciones sanitarias causadas por las basuras, que se apilan en metros y metros de calles de Nápoles y las localidades cercanas, ha hecho que unos 100.000 estudiantes no hayan regresado a clase por el cierre de los centros educativos en Torre Annunziata, San Giorgio y Boscoreales.

Los colegios e institutos están cerrados en esos lugares, a pesar de que el primer ministro italiano, Romano Prodi, se opuso a la suspensión de las clases decidas por algunos ayuntamientos durante las vacaciones de Navidad y mandó al Ejército a limpiar los alrededores de los centros educativos.

En la localidad de Pollena Trocchia se manifestaron hoy los estudiantes contra la reapertura de los colegios pues aseguran que la acumulación de desperdicios hace poco saludable la vuelta a las clases.

Una protesta por los mismos motivos y contra la acumulación de basuras corrió a cargo de padres de alumnos en Arzano, donde causaron cortes de tráfico.

En Nápoles se celebró un pleno municipal extraordinario, presidido por la alcaldesa, Rosa Russo Iervolino, para hablar sobre la emergencia originada en la ciudad por unas 7.000 toneladas de basuras de todo tipo en calles y carreteras de la ciudad.

La alcaldesa se manifestó una vez más que es contraria a la reapertura del vertedero de Pisani, cerca del barrio napolitano de Pianura, escenario de fuertes protestas y enfrentamientos entre vecinos y policías, durante las tres últimas semanas.

Mientras, los técnicos del Asia, la empresa municipal napolitana de higiene ambiental, están buscando una solución para recoger toda la basura del centro histórico, donde pueden representar un problema para la circulación.

Las protestas sigue además, aunque en menor medida, en la isla de Cerdeña, donde comenzaron la semana pasada con la llegada del primer barco cargado del basuras, en el marco del plan aprobado por el Gobierno para que las regiones italianas acojan, de manera voluntaria, una parte de los desperdicios que no tienen salida en Campania.