Lunes, 4 de Abril de 2011

"No puedo permitirme ser inmadura en mi vida"

La actriz Sarah Shahi interpreta a ‘Kate', protagonista de la nueva serie judicial producida por NBC Universal que Calle 13 estrena esta noche

RAMIRO VAREA ·04/04/2011 - 08:40h

Sarah Shahi protagoniza la serie Kate'. Autofocus Prod

Kate es una mezcla entre Dorothy [la niña protagonista de El mago de Oz] y el tornado que acaba con Kansas", explica la actriz y modelo Sarah Shahi (Texas, EEUU, 1980) para describir su papel en la serie Kate. El canal Calle 13 estrena esta noche (22.25 horas) esta producción de NBC Universal que gira en torno a la vida de Kate Reed, una prestigiosa abogada que decide dar un giro a su profesión y convertirse en mediadora con un claro objetivo: buscar la verdad.

La serie aborda el papel que juegan los mediadores en el sistema judicial de EEUU, aunque la actriz afirma que preparó su papel a partir de "los sentimientos del personaje". "Kate sigue siempre a su corazón, tanto para los asuntos profesionales como los personales. Y eso a veces hace que se meta en líos. Lo que yo pretendía era comprender el espíritu de Kate: saber por qué actúa así, de dónde viene, en qué se sustentan sus opiniones y sus valores", cuenta Shahi.

"La serie habla de problemas universales por encima de las razas"

Descendiente directa del Sah Fath Ali Shah Qajar de Persia y de orígenes españoles su abuela nació en Toledo,Sarah Shahi posee un largo currículum televisivo. Ha participado en series como Los Soprano, Frasier, Dawson's Creek y Alias. Pero su popularidad y su caché crecieron tras encarnar a Carmen de la Pica Morales, una DJ mexicana, en la serie de culto The L-World. Shahi se convirtió en un icono lésbico y en una actriz idolatrada por la comunidad gay.

Su posterior gran papel en televisión fue el de Dani Reese, una agente de policía con un pasado de adicciones en Life. "Cuando superé el casting para Kate, hacía cinco meses que había tenido a mi hijo. Necesitaba interpretar algo más ligero, más cómico, que no fuera tan oscuro como mi papel en Life", admite esta actriz versátil que encandiló al director Robert Altman, su descubridor. Coincidió con él en el rodaje de la película El doctor T y las mujeres, donde Shahi trabajaba como extra interpretando a una animadora. Altman la animó a ir a Hollywoody pronto se hizo un hueco en el mundo de la televisión.

Sus orígenes mestizos no aparecen en el personaje de Kate. "Cuando hicieron el casting, buscaban a la típica mujer americana rubia, alta, delgada De repente llegué yo, que era todo lo contrario, pero tenía la energía y la esencia del personaje que querían. En cualquier caso, la serie habla de problemas universales que están por encima de las razas, religiones y creencias", sostiene. Shahi es una mujer comprometida con su cultura y su pasado. Participó en el filme American East, sobre los americanos de origen árabe residentes en Los Ángeles tras los atentados del 11-S. La cinta examinaba las concepciones erróneas que aún hoy existen sobre la cultura árabe y musulmana.

"Necesitaba interpretar algo menos oscuro que mi papel en 'Life'"

Ese compromiso también se extiende al que tiene con las mujeres. "En la sociedad actual, si bien es cierto que las mujeres compiten en un mundo laboral más masculino, en ocasiones son igual de buenas e incluso mejores que ellos. Eso es algo que debemos enseñar a nuestras hijas, que son igual de válidas que los hombres, que pueden trabajar igual o mejor. Es una pena que haya tantos países en el mundo donde a las mujeres se les considere ciudadanas de segunda", opina.

¿Hay, en la vida personal de Sarah Shahi, algo de Kate Reed? "A las dos nos gusta mucho flirtear, tenemos muchísima personalidad, somos divertidas, decimos siempre lo que pensamos. A veces, por no mordernos la lengua, nos metemos en líos. Pero también hay diferencias entre las dos. Kate es mucho más inteligente que yo, pero también más inmadura, por ejemplo, a la hora de tratar con la madrastra, con su ex, con su familia Yo, sin embargo, soy esposa y madre. En mi vida no puedo permitirme ser inmadura", relata sin ambages. Shahi se casó en 2007 con el actor Steve Howey, conocido por su participación en Shameless.

"Armas de mujer"

Esa inmadurez a la que se refiere la actriz es una constante en el personaje al que da vida. "A veces, a Kate le supera la vida. Por eso quizás esté siempre tan ocupada. A Kate le gusta distraerse, implicarse en muchos casos y estar siempre de aquí para allá. De esa manera no tiene que afrontar los problemas de su vida cotidiana. Ella no quiere enfrentarse a la muerte de su padre, trabaja con su madrastra a la que odia, mantiene una relación con su ex El trabajo le sirve como una distracción que le permite escapar de la vida", relata. Y añade que la mediadora "hará lo que sea con tal de hacer justicia". "Si hace falta, también empleará sus armas de mujer para conseguir lo que quiere", remacha.

Pero que nadie espere una serie con episodios con un final feliz. Shahi admite que, a la hora de escribir los guiones, "tuvieron mucho cuidado en que no siempre se resolvieran los problemas y surgiera la verdad, en que no todo fuera siempre perfecto". "Querían que las tramas fueran más reales. En la vida no siempre se gana ni siempre prevalece la justicia. Y por mucho que Kate se esfuerce, a veces no es suficiente y se le derrumba el mundo", concluye.