Sábado, 2 de Abril de 2011

La izquierda abertzale critica la actitud del PNV

"La ilegalización está siendo derrotada", asegura. Urkullu dice que Sortu "no comporta riesgo alguno para el Estado"

 

GUILLERMO MALAINA ·02/04/2011 - 08:00h

GUILLERMO MALAINA - El auto del Tribunal Supremo sobre Sortu. efe

"La apuesta por la ilegalización está siendo derrotada, tanto en el terreno político como en el jurídico". La izquierda abertzale hizo ayer esta valoración tras conocer el auto del Tribunal Supremo contra Sortu y el voto particular de 7 de los 16 magistrados: "Esta misma división judicial sin precedentes hace insostenible y escandalosa la decisión de vulnerar los derechos de decenas de miles de personas".

La izquierda abertzale cree que va por el buen camino para recuperar la legalidad en el Tribunal Constitucional. En el ámbito político, percibe también avances y que la "mayoría social, sindical y política vasca" ya apoya su legalización. Hoy tendrá ocasión de medir en las calles de Bilbao (17.30 h) ese respaldo en la manifestación convocada por los firmantes del Acuerdo de Gernika con el lema en euskara "Normalización para Euskal Herria". Legalización ahora.

El PNV será el único partido nacionalista ausente. Según explicó el martes su portavoz en el Parlamento vasco, Joseba Egibar, sería "contradictorio acudir y participar en un acto de otra marca política en vísperas electorales".

La izquierda abertzale consideró ayer que la postura del PNV "demuestra un partidismo de lo más burdo". En una comparecencia, sus portavoces Marian Beitialarrangoitia y Aitor Bezares pidieron al partido nacionalista "calma" y un cambio de política. "Como agente importante que es, su aportación es fundamental para constituir un marco democrático". Para la izquierda abertzale, en este momento la sentencia sobre Sortu "y su contexto" deslegitiman el "frente del No del PSOE y del PP": "El Estado actúa con una irresponsabilidad absoluta, intentando ganar tiempo ante un proceso de soluciones que sabe imparable".

El presidente del PNV Iñigo Urkullu se mostró convencido de que la legalización de Sortu "no comporta riesgo alguno para el Estado. Sólo puede traer beneficios". Y apeló por ello a los partidos a "tener altura de miras", como en la Transición y en el Pacto de Ajuria Enea, para "encauzar una nueva transición en Euskadi". A su juicio, es fundamental sacar ya la paz del "cálculo político".