Viernes, 1 de Abril de 2011

Falta de parteras cuesta más de 1 millón de vidas al año

Reuters ·01/04/2011 - 14:17h

Por Emma Graham-Harrison

Más de un millón de madres y recién nacidos mueren cada año por complicaciones en el parto fácilmente prevenibles, dada la escasez crónica de parteras en el mundo en vías de desarrollo, dijo el viernes un nuevo informe de Save the Children.

En los países menos desarrollados del mundo, más de la mitad de las mujeres dan a luz sin ninguna preparación, frente a sólo un 1 por ciento en Gran Bretaña, y unos dos millones de mujeres pasan uno de los días más angustiantes de su vida totalmente solas.

Unas 1.000 madres y 2.000 recién nacidos mueren cada día como resultado. Se necesitan otros 350.000 profesionales preparados para salvar vidas, según el informe "Missing Midwives" (Faltan parteras).

"No tiene que ser complicado: alguien que sepa cómo secar a un bebé adecuadamente y le frote la espalda para ayudarlo a respirar puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte", dijo el presidente ejecutivo de Save the Children Justin Forsyth. "Ninguna madre debería enfrentarse al parto sin ayuda", agregó.

De los ocho millones de niños que mueren cada año antes de cumplir cinco años, uno de cada 10 ni siquiera ha visto acabar el primer día de su vida.

Sin embargo, preparar a las parteras en solo ocho procedimientos, incluido mantener al bebé caliente y alimentado, podría recortar el número de muertes en más de un tercio en los 68 países que tienen las peores tasas de fallecimiento de neonatos, dijo el informe.

La historia sugiere que esas muertes pueden evitarse. El primer ministro británico, David Cameron, ha subrayado cómo la introducción de un programa nacional al respecto en la década de 1930 recortó un 80 por ciento en 15 años las muertes maternas en el momento del parto.

Algunos países en vías de desarrollo están trabajando, o han tenido apoyo, para forjar programas similares.

En Afganistán, que tiene una de las peores tasas tanto para madres como para hijos, el número de nacimientos rurales asistidos por profesionales preparados creció del 6 al 19 por ciento entre el 2003 y 2006, dijo Save the Children.

Aproximadamente 2.400 parteras se han sumado al proyecto y hay 300 o 400 graduadas más cada año, aunque a este ritmo llevará algún tiempo alcanzar las tasas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud, que sitúan la cifra en una partera por cada 175 embarazadas.

Sin embargo, el informe también advirtió de que resolver la escasez requerirá algo más que dinero para formación. Trabajar como partera no es una profesión muy atractiva en muchas zonas.

Pese a la demanda, las parteras en los países en vías de desarrollo están mal pagadas y trabajan en exceso, o tienen que desempeñar su labor en zonas remotas o incluso peligrosas.

Y los países ricos a menudo atraen a trabajadoras sanitarias de los países más pobres, dejando a las mujeres más necesitadas con pocas parteras.

"Estamos pidiendo a los países ricos y pobres que coloquen a los trabajadores sanitarios en el centro de sus políticas", dijo Forsyth, buscando apoyo económico y político para preparar y financiar a más parteras para países en desarrollo.

"Sin eso, las mujeres y los bebés continuarán muriendo innecesariamente cada día", agregó.