Viernes, 1 de Abril de 2011

La dirección de los rebeldes libios condiciona un posible alto el fuego

EFE ·01/04/2011 - 11:59h

EFE - Un miliciano rebelde libio apunta su ametralladora desde una furgoneta "pick up" en una carretera entre Brega y Ajdabiya, Libia, ayer jueves 31 de marzo. El frente de batalla entre las fuerzas leales al líder libio, Muamar al Gadafi, y los rebeldes continúa en Brega (200 kilómetros al oeste de Bengasi).

La dirección de los rebeldes libios se mostró hoy dispuesta a observar un alto el fuego siempre y cuando se levante el sitio al que están sometidas algunas ciudades por las fuerzas leales a Muamar al Gadafi, entre otras condiciones.

"Las tropas de Gadafi deben abandonar sus posiciones alrededor de las ciudades (sitiadas) y el sitio tiene que ser levantado", afirmó el presidente del Consejo Nacional Transitorio Interino, Mustafa Abdelyalil.

El dirigente rebelde ofreció una rueda de prensa junto al enviado del secretario general de la ONU, el diplomático jordano Abdelilah al Jatib, que se presentó hoy en Bengasi después de haber visitado ayer Trípoli.

Abdelyalil también dijo que para que se cumpla ese alto el fuego el régimen de Gadafi "debe permitir libertad a la gente para que exprese sus puntos de vista".

"No puede haber un alto el fuego mientras haya mercenarios y soldados en los tejados", agregó el dirigente rebelde.

La posibilidad de que se alcance un alto el fuego fue discutida hoy entre los líderes de la rebelión libia con el enviado especial de la ONU, que previamente hizo unas consultas parecidas con las autoridades del Gobierno de Trípoli.

Si no se cumplen las condiciones, "que la gente del centro y del occidente del país sepa que la revolución irá hacia ellos", afirmó Abdelyalil en la rueda de prensa.

El enviado de la ONU dijo, por su parte, que, una vez conocidos los puntos de vista de las dos partes, trasladará sus conclusiones para ser estudiadas en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

Esta es la segunda visita que realiza Al Jatib a Trípoli y Bengasi, tras la que realizó la semana pasada.

Al Jatib dijo que la posibilidad de conseguir un alto el fuego era uno de los tres elementos de las conversaciones que mantuvo tanto con representantes del Gobierno de Trípoli, ayer, como con los dirigentes rebeldes, hoy.

Los otros dos eran la protección de los civiles y que las agencias humanitarias puedan acceder a todas las áreas del país con el fin de cumplir su misión y que sean atendidas "las legítimas aspiraciones del pueblo libio".