Viernes, 1 de Abril de 2011

Los Ángeles arrollan a Dallas y acosan a San Antonio

Los Lakers aprovechan la derrota de los Spurs contra los Celtics para colocarse a tres victorias del liderato de la Conferencia Oeste

AGENCIAS ·01/04/2011 - 08:59h

EFE - El árbitro intenta poner fin a una disputa enre Steve Blake (2ºdcha) de Los Ángeles Lakers y Jason Terry (2ºizda) de los Dallas Mavericks.

A pocas semanas para el final de la liga regular, la NBA aumenta de temperatura. Los Lakers han activado su chip campeón para intentar llegar a los 'play-offs' como campeones del Oeste y, si pueden, campeones de la fase regular.

Ante los Dallas Mavericks han logrado un doble efecto. Primero ganar a uno de sus rivales directos por 110-82 y sumar su octava victoria consecutiva. Y la segunda es aprovechar al bajón de los Spurs, que han perdido ante los Celtics en San Antonio encandenando su quinta derrota seguida (97-107).

En el Staples Center, Kobe Bryant fue el máximo anotador del partido, con 28 puntos, mientras que Pau Gasol aportó 20 tantos y siete rebotes. Entre los Mavericks destacó Dirk Nowitzki, con 27 puntos y 13 rebotes.

El partido tuvo aroma de 'play-off' desde el minuto uno y la tensión en el mismo acabó aflorando en la trifulca que mantuvieron Steve Blake y Jason Terry.

Ningún equipo tuvo tapujos a la hora de exhibir sus principales armas: Bryant y Gasol por un lado, Jason Kidd y Dirk Nowitzki por el otro. En juego también, un mensaje para los aspirantes al título.

El triángulo ofensivo de Lakers funcionaba a la perfección

Si el triángulo ofensivo de Phil Jackson funcionaba a las mil maravillas, Ron Artest proporcionó cinco de las primeras ocho asistencias de los Lakers, los tejanos contestaban con el poderío interior de Tyson Chandler y el desparpajo desde el banquillo de Jason Terry.

Dos mates, uno remontando la línea de fondo a cargo de Matt Barnes y el otro con firma de Bynum tras un rebote ofensivo, pusieron en ventaja a los angelinos, 34-28 pero la entrada en cancha del puertorriqueño José Barea revolucionó el ataque de Dallas.

Un triple desde la esquina de Peja Stojakovic devolvió la ventaja al conjunto de Rick Carlisle, 38-40, pero de nuevo los Lakers le dieron la vuelta a la situación mediante el ingenio de Odom, el acierto de Artest y la determinación de Gasol bajo aros, 49-43.

Los californianos consiguieron su máxima renta, 65-55, al comienzo del tercer cuarto tras un parcial de 11-4. Gasol acumuló dos faltas con rapidez y tuvo que salir de la pista. La ausencia del internacional español no afectó al rendimiento de los Lakers, que superaban la barrera de los 10 de renta, 79-67, con dos tiros libres de Bynum.

La tensión entonces se apoderó de los jugadores y se produjo una enorme pelea que comenzó con un choque entre Terry y Steve Blake. A la disputa se sumaron Barnes y Haywood y todos ellos fueron expulsados por los árbitros.

A partir de ahí, el duelo lo dominó Bryant ayudado por intervenciones de Shannon Brown y Artest. Este trío de jugadores llevaron a que los Lakers pudieran alcanzar una ventaja de 20 puntos, 102-82, con más de cinco minutos por jugar, instantes en los que regresó Gasol a cancha.

San Antonio se hunde

Todo lo contrario sucedió con los Spurs, que aunque recuperaron a los cuatro jugadores titulare, no pudieron evitar su derrota frente a Boston. La mala racha de los Spurs, que tampoco habían perdido dos partidos seguidos en su campo durante la temporada, les deja a dos partidos de Los Ángeles.

El trabajo del base francés Tony Parker, que lideró a los Spurs con 23 puntos y ocho asistencias no fue suficiente para evitar la derrota a pesar de contar con la ayuda de Duncan que regresaba después de cuatro partidos lesionado.

Los Spurs, líderes de la Conferencia Oeste  desde el inicio de temporada están a punto de perder sus opciones si los Lakers continúan con su racha de victorias.