Viernes, 1 de Abril de 2011

Gadafi manda a un emisario a Londres para pactar su exilio

Según 'The Guardian', un importante asesor de un hijo del dictador se habría reunido con el Gobierno británico

PÚBLICO.ES ·01/04/2011 - 04:53h

Un rebelde cerca de Ajdabiyah. REUTERS

El futuro del dictador libio Muamar Gadafi pasa por el exilio. Es la posibilidad que ha sonado con más fuerza en las últimas semanas y que, según las informaciones que llegan del Reino Unido, podría estar cerca de culminarse.

Según informa este viernes el diario The Guardian, Mohammed Ismail, mano derecha de Saif al-Islam Gadafi, hijo del dictador, ha estado en Londres recientemente negociando con las autoridades británicas la salida del coronel. La información ha sido confirmada al diario por fuentes gubernamentales que, sin embargo, se han negado a hacer ningún tipo de declaración sobre el contenido de las negociaciones.

La semana pasada, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, aseguró en una entrevista que el régimen estaba manteniendo contactos permanentes con algunos países occidentales para pactar el final de la crisis con el exilio de Gadafi y el anuncio de The Guardian vendría a confirmarlo. Otro periódico británico, The Independent, asegura hoy que en total Londres está negociando con 10 interlocutores diferentes.  

La noticia se hace pública dos días después de que el ex ministro de exteriores libio, Musa Kusa, llegara a la capital británica procedente de Túnez anunciando su dimisión. Kusa fue interrogado durante todo el día de ayer por miembros del Gobierno que tomaron distancia con respecto a la concesión de una supuesta inmunidad.

Kusa, Al Megrahi y la deuda de Lockerbie 

Una de las razones por las que Reino Unido se ha aplicado con tanto interés en las operaciones aéreas contra las fuerzas de Gadafi en Libia tiene que ver con la liberación en el verano de 2009 del terrorista que llevó a cabo el atentado de Lockerbie. Abdel Baset al Megrahi estaba condenado a cadena perpetua en Escocia por volar en 1988 un Boeing 747 de la compañía Pan Am, matando a 270 personas.

Londres está interesado en reparar su imagen tras la liberación del terrorista de Lockerbie

Pero el Gobierno del entonces primer ministro, Gordon Brown, dio el visto bueno a su traslado a Trípoli por razones humanitarias, ya que padecía un cáncer de próstata en fase terminal. Al Megrahi, que aún no ha fallecido, fue recibido como un héroe a su llegada a la capital libia. Y entonces la opinión pública británica y estadounidense, así como Washington se echaron encima de Brown.

Los medios británicos informaban ayer de que la Fiscalía escocesa ha pedido permiso a Londres para interrogar a Kusa por el atentado de Lockerbieya que en aquella época era el jefe de los servicios de espionaje de Gadafi. Además, los familiares de las víctimas del atentado han solicitado al Gobierno de David Cameron que lo lleve al banquillo de los acusados.

Noticias Relacionadas