Lunes, 14 de Enero de 2008

Argentina da a la UE cinco meses para cumplir el dictamen de la OMC sobre transgénicos

EFE ·14/01/2008 - 18:15h

EFE - Parte de los objetos que unos activistas de Greenpeace utilizaron para protestar a las puertas de las oficinas de la Comisión Europea por la decisión de que Grecia ponga fin a la prohibición nacional que aplica a la comercialización de semillas del maíz transgénico Mon810.

Argentina ha aceptado ampliar en cinco meses, hasta junio, el tiempo de la UE para cumplir el dictamen de la Organización Mundial del Comercio (OMC) de 2006 que declaró ilegales las políticas europeas y las salvaguardas sobre los Organismos Genéticamente Modificados (OGM).

El portavoz comunitario de Comercio, Peter Power, ha afirmado en rueda de prensa que "según todas las indicaciones", Argentina seguirá negociando con la Comisión Europea (CE) y prolongará en cinco meses el plazo que la OMC dio a la UE para corregir sus políticas sobre transgénicos, ya que terminó el pasado viernes.

Argentina, EEUU y Canadá fueron los países que resultaron ganadores con el citado fallo de la OMC, ya que impulsaron el litigio contra la normativa europea relativa a los OGM.

La CE está a la espera de recibir declaraciones de los tres países, una vez que se ha terminado el plazo que dieron los árbitros del organismo multilateral.

Según la misma fuente, EEUU no había enviado aún su declaración y Argentina tampoco, pero en el caso argentino todo indica que seguirán negociando con los europeos.

El portavoz de la CE ha valorado que los tres países interesados no decidan "una escalada inmediata"

Sin embargo, Power ha advertido de que "quedan cuestiones por resolver y si la situación "no es satisfactoria" persiste el riesgo de que más adelante tomen medidas ante la OMC y prosigan la disputa.

Asimismo, es previsible que haya una nueva "inyección" a este debate en una reunión de gabinetes de la CE sobre biotecnología, que se celebrará el día 24, según la misma fuente.

En 2006, los expertos de la OMC determinaron que eran ilegales la moratoria que la UE aplicó entre 1998 y 2004 a la autorización de nuevos organismos genéticamente modificados (OGM); las trabas a la importación de estos productos y también fallaron contra las salvaguardas nacionales de algunos países comunitarios.

Entre las opciones que tienen los países que ganaron el litigio figuran la prórroga u otras acciones más contundentes, incluso represalias por parte de alguno de los estados.

La posición que mantiene la Comisión Europea (CE) es defender que sus reglas son acordes con la OMC y que la moratoria a nuevos transgénicos terminó en mayo de 2004, fecha desde la cual ha habido un número "sustancial" de aprobaciones de nuevos organismos de este tipo.