Archivo de Público
Miércoles, 30 de Marzo de 2011

Obama aprueba una orden secreta para financiar a los insurgentes

La CIA tiene varios agentes sobre el terreno "desde hace semanas"

ISABEL PIQUER ·30/03/2011 - 22:00h

Rebeldes cerca de Brega este miércoles. REUTERS

La intervención de Estados Unidos en el conflicto libio ha dado un paso sustancial y decisivo. El presidente Barack Obama habría firmado, según afirmaba ayer la agencia Reuters, una orden secreta que autoriza a dar asistencia armamentística y económica a las fuerzas rebeldes que luchan contra Gadafi.

Obama firmó la orden, conocida como "conclusiones presidenciales", durante las pasadas dos o tres semanas, según cuatro fuentes anónimas del Gobierno que conocen la situación, afirmó la agencia de noticias. Estas órdenes son una suerte de directiva presidencial que se suele usar para autorizar operaciones secretas de la CIA. Al cierre de esta edición, tanto la Agencia Central de Inteligencia como la Casa Blanca se negaron a confirmar la información.

El diario The New York Times afirmaba por su parte que la CIA ya tenía sobre el terreno a varios agentes "desde hacía semanas" con la misión de informar y establecer contactos con los rebeldes. Estarían trabajando con sus colegas del M16 británico.

El presidente habría así zanjado el intenso debate interno entre sus colaboradores sobre la necesidad o legalidad de ayudar a unos rebeldes escasamente preparados y entrenados. De confirmarse, la orden de la Casa Blanca complica e intensifica el nivel de intervención de Washington en el conflicto. Obama habló en varias entrevistas en televisión de "ejercer una presión continua" y de usar "otros medios", además de la exclusión aérea, para deshacerse de Gadafi. Pero el pasado lunes, en su primer discurso oficial sobre la operación, afirmó que un cambio de régimen en Libia no figuraba entre los objetivos de EEUU.

"Destellos de Al Qaeda"

Ayer, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y su colega de Defensa, Robert Gates, se reunieron a puerta cerrada con varios responsables del Congreso para hablar de los progresos de la intervención en Libia. Podrían haber compartido la información sobre las operaciones encubiertas. Obama ya autorizó algo parecido en 2009 en Yemen, para ayudar a la CIA a capturar a miembros de Al Qaeda.

El fantasma de la red terrorista ha sido nombrado también en Libia. "Hemos visto destellos de una posible presencia de Al Qaeda e Hizbolá", dijo ayer el almirante James Stavridis, comandante de las tropas de EEUU desplegadas en coordinación con la OTAN en Europa.

Cuidándose mucho de sembrar el terror durante su comparecencia en el Senado, Stavridis matizó sus palabras: "En este momento no tengo la suficiente información para decir que existe presencia significativa de Al Qaeda o de otros grupos terroristas entre las fuerzas insurgentes". "Los informes de inteligencia que estoy recibiendo me hacen pensar que el liderazgo que veo está formado por hombres y mujeres responsables que están luchando contra las fuerzas del coronel Gadafi", subrayó Stavridis ante los senadores.

La descoordinación que reina entre los rebeldes no ayuda a aclarar la situación. Uno de los cabecillas, Abdel-Hakim Hasidi, afirmó en una entrevista con el diario italiano Il Sole 24 ore que "los que luchan contra Gadafi son patriotas y buenos musulmanes, no terroristas.