Archivo de Público
Miércoles, 30 de Marzo de 2011

Obama pretende menos dependencia del petróleo

EEUU debe recortar en un tercio las importaciones hasta 2020

ISABEL PIQUER ·30/03/2011 - 18:01h

El presidente de EEUU, Barack Obama, durante su intervención. - AFP

Apretarse el cinturón ante la crisis. Barack Obama ha propuesto recortar en un tercio las importaciones de petróleo de Estados Unidos para 2020. "En un mundo revuelto", dijo el presidente al presentar sus propuestas sobre seguridad energética, "no hay soluciones rápidas". Obama quiso tranquilizar a los esta-dounidenses que ven aumentar cada día el precio de la gasolina, aún considerablemente inferior a lo que se cobra en España (3,5 dólares por galón, unos 60 céntimos de euro por litro, aunque varía según los estados).

"No podemos ir de susto en susto en el tema de la seguridad energética", dijo Obama en un discurso en la Universidad de Georgetown, ni seguir consumiendo 25% del petróleo mundial cuando sólo produce el 2%. "Conocemos los riesgos de la dependencia energética desde hace décadas, presidentes y políticos de todos los bandos han prometido alcanzar la independencia pero nadie la ha cumplido".

"Una meta razonable, que se puede conseguir y es necesaria". En 2008 "cuando llegué al poder, EEUU importaba once millones de barriles diarios. En algo menos de una década, habremos recortado esa cifra en un tercio", anunció.

El objetivo es que en 2035 el 80% de la electricidad proceda de las renovables

Para conseguir esta meta, el presidente propuso aumentar la producción nacional y animó a las compañías petroleras a "beneficiarse" de todas las facilidades y los permisos que le ha otorgado el Gobierno. EEUU, aseguró, "está sentado sobre suministros de energía que esperan ser explotados".

Obama recordó como el debate energético centró la campaña electoral de 2008, lo que se tradujo en su momento en "muchos eslóganes, muchas poses y muchos políticos indignados" que pedían (y consiguieron) ampliar las zonas de perforación a lo largo de las costas estadounidenses. Eso fue antes de la explosión de la plataforma Deep Water Horizon que creó el peor desastre ecológico de la historia del país, hace casi un año, y frenó temporalmente el entusiasmo petrolero.

Intereses españoles

El presidente sigue apostando por la energía nuclear pese a Fukushima

Obama reiteró su objetivo, planteado en el discurso sobre el Estado de la Unión: conseguir que el 80% de la electricidad proceda de fuentes limpias en 2035. El presidente ha tratado de promover, a través de su plan de recuperación económica, la inversión en energías renovables, de las que por cierto se han beneficiado muchas empresas españolas (Acciona Energía tiene cinco parques eólicos en EEUU y está construyendo un sexto; Abengoa Solar tiene aprobada la construcción de una planta de energía termosolar en el desierto de Mojave; Iberdrola tiene planeadas dos plantas de energía solar fotovoltaica en Colorado y Arizona, por sólo citar unos ejemplos).

Pero los problemas presupuestarios de Washington y de la mayoría de los estados, muchos de ellos al borde la bancarrota, han frenado considerablemente el empuje hacia la diversificación promovida por el Gobierno.

En su intervención, Obama también defendió el uso de la energía nuclear pese al desastre de Fukushima. Recordó que había encargado revisar la seguridad de las plantas nucleares y afirmó que se incorporarán "las lecciones y conclusiones de Japón" a la "nueva generación de centrales".