Lunes, 14 de Enero de 2008

Álex de la Iglesia se pasa al misterio clásico en "Los crímenes de Oxford"

EFE ·14/01/2008 - 17:00h

EFE - Los actores Elijah Wood (d) y John Hurt durante la presentación en Madrid de la película "Los crímenes de Oxford".

Álex de la Iglesia traslada su particular modo de entender el cine al estricto ambiente académico de Gran Bretaña y se involucra por vez primera en un proyecto internacional con "Los crímenes de Oxford", cinta de misterio clásico que cuenta con Elijah Wood y John Hurt como protagonistas.

Aunque reconoce haber inculcado "un poso de tragedia a la comedia" en gran parte de su filmografía, Álex de la Iglesia se centra en el misterio y el drama en su nueva película, "Los crímenes de Oxford", un proyecto "arriesgado y complicado" rodado íntegramente en inglés con el que espera haber logrado crear "un tipo de cine casi imposible para una producción española", apuntó hoy el director ante los medios.

La película, que se estrena este viernes en las salas españolas y a la que le espera un extenso calendario de estrenos por el resto del mundo, se basa en una novela del argentino Guillermo Martínez para construir una trama envuelta en claves matemáticas y claros referentes al cine de misterio con la española Leonor Watling en un papel secundario.

Habituado a plasmar en imágenes las historias que nacen de su propia imaginación -a excepción de "Perdita Durango"-, el cineasta vasco ha dejado de lado algunos de las particularidades de su cine para narrar la serie de asesinatos que ocurren en la prestigiosa universidad británica en esta coproducción entre España, Gran Bretaña y Francia de 8 millones de euros de presupuesto.

En "Los crímenes de Oxford" Martin, un estudiante de matemáticas -Elijah Wood- y Seldom, un profesor de lógica -John Hurt- forman una inesperada alianza para descubrir al responsable de los crímenes.

Dos personajes que llaman la atención de De la Iglesia al enfrentar "dos formas antagónicas de vivir", la del joven inexperto lleno de optimismo y aquel que sabe demasiado y ha descubierto que la vida duele y que ésta consiste en equivocarse y pagar por los errores cometidos".

De la Iglesia reconoce encontrarse entre los dos extremos de sus personajes, como "el desconfiado que guarda cierta esperanza", y haberse inspirado más que nunca para narrar esta historia en Alfred Hitchcock. "Más que un director es un estado de ánimo -admitió el español- con el que disfruté mucho jugando con su universo".

La que sí es una de las constantes en De la Iglesia que permanece en este ambicioso proyecto es el gusto del cineasta por rodear a su protagonista de personajes bizarros e intrigantes, como ya ocurría con Carmen Maura en "La comunidad" o con Guillermo Toledo en "Crimen Ferpecto".

En este caso, el personaje de Elijah Wood "emprende un viaje para encontrar a un asesino y se encuentra a sí mismo, y, en el proceso, descubre que todos somos algo asesinos", apuntó De la Iglesia, para quien "no es común la humildad y entrega en el trabajo" del protagonista de "El señor de los anillos", a juzgar por lo vivido en sus anteriores rodajes.

Con un inglés "que dista mucho de ser perfecto" Álex de la Iglesia ha logrado conectar con sus intérpretes y resolver un relato clásico "de un modo único y muy inteligente", apuntó el propio Wood, quien se contagió de "la pasión y sentido del humor" que desprende el director español.

Una empatía que nace de su "especial modo de comunicar, gracias a una arrolladora personalidad y una curiosidad constante", añadió John Hurt.

Para De la Iglesia será "un infierno" pensar que el público español no va a disfrutar de las interpretaciones originales de estos dos actores por culpa del doblaje que se incluirá en la mayor parte de salas donde se proyecte la cinta.