Archivo de Público
Miércoles, 30 de Marzo de 2011

La Liga busca una salida por si gana el juicio

Lissavetzky y Astiazarán acercan posturas

GONZALO CABEZA ·30/03/2011 - 06:00h

Vista oral ante la jueza Purificación Pujol. a. navarrete

La magistrada del Juzgado 63 de Madrid, Purificación Pujol, comunicará hoy a las 10.00 horas su decisión sobre la demanda presentada por seis clubes de Primera a la decisión de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) de parar el campeonato liguero este fin de semana. En caso de que la jueza decida tomar medidas cautelares, la jornada se disputará. En caso contrario, la decisión de la patronal seguiría en pie, aunque la propia LFP anunció anoche que llegados a este punto convocarán otra Asamblea extraordinaria para reconsiderar su decisión. José Luis Astiazarán, presidente de la patronal del fútbol, y Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte, acercaron a última hora de ayer posturas para intentar llegar a un arreglo y evitar el parón.

"Por una cuestión de plazos no nos daría tiempo a cambiar", dijo Carlos del Campo, secretario general de la LFP, antes de que se conociera la citada convocatoria. "La Asamblea se convoca con 48 horas, pero tampoco hay un plazo para dar horarios", añadió.

Los abogados que representan a los equipos demandantes Real Sociedad, Sevilla, Villarreal, Athletic, Zaragoza y Espanyol alegaron en su ponencia de ayer que Astiazarán, presidente de la LFP, había considerado "inviable" la demora de una jornada cuando la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) intentó que no hubiera Liga el pasado 2 de enero. También pusieron como inconveniente las posibles sanciones de la Federación por no presentarse. Los rebeldes recordaron que la LFP "no fija los horarios de los partidos, sólo propone", ya que es una competencia delegada del CSD y de la Federación, a la que correspondería llevar a cabo una modificación. Los abogados de la LFP comentaron que las posibles sanciones deportivas serían, en cualquier caso, para todos los equipos de Primera, por lo que no serán efectivas realmente.

Los abogados demandantes alegaron un defecto de formas al considerar que un cambio de fechas para la Primera tendría que ser tomado por el comité divisional, y no por la Asamblea. En su alegato, los abogados de la LFP, reconocieron su causa como "impopular" pero defendieron la validez de la misma al ser una decisión de la Asamblea. "La proposición hiere el principio de mayoría", aseguró el letrado. El abogado de la Liga recordó que en una asamblea previa a la impugnada, la del día 3, los demandantes estuvieron de acuerdo con el paro.

La LFP, cuyo vicepresidente primero, José María Cruz (del Sevilla), dimitió ayer, plantea también que si se aceptan las medidas cautelares para celebrar la jornada del 2 y el 3 de abril en realidad se estará juzgando el fondo de la cuestión y será una decisión irreversible. Consideran, además, que las declaraciones de Astiazarán en el juicio de la AFE no plantean un problema al no ser juzgada aquella cuestión, pues el juez se declaró incompetente.

Además de la acción judicial en favor de los rebeldes, la otra opción para evitar el parón sería un acuerdo Liga-Gobierno, algo que parecía lejano, pero que anoche se acercó. "Esperemos que impere la cordura", dijo Lissavetzky.