Archivo de Público
Martes, 29 de Marzo de 2011

El régimen libio llama "prostituta" a la mujer que denunció ser violada por 15 militares de Gadafi

Iman al Obaidi fue arrastrada a la fuerza de un hotel de periodistas cuando intentaba contar su historia. Ahora el Gobierno presenta cargos criminales

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·29/03/2011 - 17:56h

Iman Al-Obeidi, en el momento de ser expulsada del hotel de periodistas. - EFE

"Prostituta". "Trastornada mental". "Borracha". Es la retahíla de improperios con los que el régimen libio trata de restar credibilidad a la historia de Iman al Obaidi, una mujer que denunció haber sido detenida, golpeada y violada por 15 soldados leales a Gadafi.

El portavoz del Gobierno, Musa Ibrahim -autor de los insultos-, ha ido incluso más allá y ha anunciado, citado por el diario británico 'The Guardian', que las autoridades han presentado cargos criminales contra Obaidi. 

Obaidi irrumpió el pasado sábado en el hotel de los corresponsales extranjeros en Trípoli para denunciar que había sido arrestada en un puesto de control de la capital debido a que es originaria de Bengasi, bastión de los rebeldes, y que posteriormente fue agredida sexualmente y permaneció retenida durante dos días. 

Sin embargo, antes de poder relatar nada, empleados del hotel y agentes de los servicios de inteligencia se abalanzaron y golpearon a los periodistas que trataban de entrevistarla, mientras que Obaidi acabó siendo arrastrada por la fuerza al exterior del edificio y detenida. En estos momentos se desconoce si permanece en custodia, según 'The Guardian', que recordó que todos comunicados oficiales anteriores sobre ella han demostrado ser "incorrectos".

"Fantasías" de una borracha

No obstante, David Kirkpatrick, del diario 'The New York Times', contó que llegó a escuchar a la mujer: "Ellos dicen que todos somos libios, que somos un pueblo, pero mirad lo que me ha hecho Gadafi". Según Kirkpatrick, la mujer presentaba "un moratón en la cara, una gran cicatriz en el muslo superior y varios arañazos en las piernas, manos y los pies".

El régimen alegó que se trataba de un caso de violación criminal común

El periodista del Times contó además que la mujer aseguró que las tropas del líder libio también "defecaron y orinaron" sobre ella. "Violaron mi honor", dijo la mujer. En su crónica, Kirkpatrick escribió que la mujer consiguió escapar después de dos días en los que "fue filmada" y permaneció "atada", según le comentó a Michael Georgy, reportero de Reuters.

Al Yazira mostró imágenes de la trifulca montada en el hotel. Entonces, la primera explicación que ofrecieron los portavoces del régimen libio era que sólo eran "fantasías" de una persona que estaba bebida, para luego asegurar que sólo era un caso de violación criminal común.

Investigación "a fondo"

Hoy, el régimen, en boca de su portavoz, defiende que la denuncia contra Obaidi ha sido puesta "porque es un grave delito acusar a alguien de un crimen sexual". Sin embargo, Ibrahim ha reconocido que el único delito con el que pueden acusar de Al Obaidi es el de haber entrado repentinamente en el hotel de Trípoli en el que se encontraban los periodistas.

La madre de Obaidi dice que "el entorno de Gadafi" ha intentado comprar su silencio 

Ante la actuación del régimen, "frustrado" por la cantidad de veces que ha tenido que responder a preguntas sobre Al Obaidi, cuando Libia está sometida a "ataques aéreos diarios en los que mueren y resultan heridos los civiles", ninguno de los corresponsales pudo corroborar las afirmaciones de la mujer.

Amnistía Internacional recordó ayer a las autoridades libias que tienen la obligación de investigar "a fondo" el caso de Iman al Obaidi y consideró especialmente "preocupante" que las autoridades libias "no dudaran" en recurrir a la mano dura para sacarla del hotel, "a pesar de la presencia de representantes de medios internacionales de comunicación".

Por su parte, la madre de la mujer, Aisha Ahmad, ha asegurado a Sky News que alguien "del entorno de Gadafi" le ha ofrecido dinero e incluso una vivienda nueva si conseguía convencer a su hija para que se retractase de sus acusaciones.