Archivo de Público
Lunes, 28 de Marzo de 2011

El Gobierno ha rechazado todos los intentos de Gadafi de establecer contactos

EFE ·28/03/2011 - 11:30h

EFE - La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, conversa con el secretario de Política Internacional del PP, Jorge Moragas, durante la reunión que ha mantenido con los responsables de Exteriores del PP para informar sobre la posición de España ante la conferencia internacional sobre Libia que se celebra mañana en Londres, esta tarde en el Palacio de Viana, en Madrid.

La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha revelado hoy que tanto el líder libio, Muamar el Gadafi, como miembros de su régimen han intentado entablar diversos contactos con el Gobierno, un diálogo que el Ejecutivo ha rechazado desde el inicio de la "masacre" en el país norteafricano.

Entrevistada en Los Desayunos de TVE, Jiménez ha evitado comentar la posibilidad de un eventual exilio para Gadafi en el marco de una solución diplomática al conflicto, porque, ha recordado, el Tribunal Penal Internacional está investigando si ha habido en el país crímenes contra la humanidad.

No ha dudado en reconocer que en Libia se vive una "guerra civil" y ha hecho hincapié en que la coalición internacional "no es que se ponga de un lado o de otro", sino que está cumpliendo "estrictamente" la resolución de Naciones Unidas para evitar los ataques militares a la población civil.

Una misión en la que, a su juicio, está logrando "avances importantes" al frenar el uso directo de la fuerza contra los civiles.

Mañana se reunirán en Londres los ministros de Exteriores de la coalición y se analizará el futuro escenario político del país.

Según la ministra, tienen que ser los libios quienes articulen un proceso de reconciliación nacional y el funcionamiento de un Estado sostenible.

A su juicio, el Consejo Nacional de Transición, que aglutina a los rebeldes, se ha erigido como "una suerte de gobierno provisional", pero no es un grupo "completamente homogéneo" y tendrá que sumar "fuerzas y sensibilidades" cuando se declare el alto el fuego definitivo.

La titular de Exteriores ha rebatido a quienes critican la complacencia durante años con el régimen de Gadafi y a quienes comparan el caso libio con Irak.

La comunidad internacional, ha explicado, habría carecido de legitimidad para actuar si no hubiera habido un movimiento interno que se levantara contra el régimen, y ha decidido intervenir en el momento en que comprobó que sus reivindicaciones pacíficas eran reprimidas violentamente.

A su juicio, ante Siria, donde se registra también una represión sangrienta de las manifestaciones populares, se está haciendo "exactamente lo mismo".

La comunidad internacional está siendo "muy clara y muy firme" al instar al Gobierno de Bachar al Asad a que cese los ataques contra la población, y "se le está dando el mismo tiempo" que a Libia para que responda de forma adecuada.

No ha querido, no obstante, aventurar si puede haber finalmente una intervención internacional en ese país.

"Vamos a ver cómo sigue evolucionando la población", ha señalado, tras recordar que ella misma se reunió poco antes de que comenzaran las protestas con Al Asad y fue "muy contundente" al advertirle de la necesidad de hacer reformas.

Jiménez ha rechazado cualquier comparación con Marruecos, donde, a pesar de que hay un sector de la población que considera insuficientes la reformas anunciadas, hay libertad para manifestarse y partidos políticos a través de los cuales articular esas manifestaciones.