Archivo de Público
Lunes, 28 de Marzo de 2011

Yoga antigravedad, un entretenido enfoque para estar en forma

Reuters ·28/03/2011 - 19:15h

Por Dorene Internicola

Una clase de "yoga antigravedad" se parece más a un juego de circo que a una práctica antigua, ya que la gente cuelga de cabeza como murciélagos o da vueltas por los aires.

Pero aunque el componente anti-gravedad pone al yoga de cabeza, como una estimulante experiencia grupal de acondicionamiento físico, la actividad tiene los pies en la tierra.

"El yoga antigravedad es una mezcla de yoga, pilates, calistenia, artes aéreas y danza", dijo Illaria Cutolo, coordinadora de la actividad para Crunch, cadena estadounidense de centros de ejercicio. "La gente viene por el efecto volador, el aspecto lúdico", añadió.

El concepto nació de AntiGravedad, una compañía de actuación acrobática fundada en 1990 por Christopher Harrison, un aficionado al yoga, quien diseñó el régimen de acondicionamiento físico en torno a hamacas.

Suspendidas a alrededor de un metro del piso y sujetas desde dos puntos superiores, las hamacas de tela actúan como un columpio o un suave trapecio.

"Christopher quería que el espíritu del yoga brillara", dijo Cutolo. "Les recordamos a los estudiantes venir a situar la presencia de su respiración, cuerpos y mentes. Muchos de los movimientos que hacemos vienen del yoga", agregó.

Suaves ejercicios de calentamiento, saludos al sol, técnicas de conciencia de la respiración y entrenamiento de fuerza constituyen el protocolo pre-vuelo de la mayoría de las clases.

A diferencia de las inversiones en el yoga tradicional, estar de cabeza en una clase de antigravedad es algo ingrávido.

"Hay cero compresión de la columna cervical, así que es muy terapéutico", señaló Cutolo.

Jessica Matthews, portavoz del Consejo de Ejercicios de Estados Unidos, ve el yoga antigravedad de otra manera.

"Se basa primero y por encima de todo en el amor por las acrobacias, fusionado con ejercicios y poses que ves en yoga y pilates", indicó Matthews. "Siendo yo misma una instructora de yoga, es difícil para mí decir que es una clase de yoga", expresó.

Matthews dijo que la clase puede desarrollar fortaleza central y mejorar la flexibilidad, y es entusiasta respecto a las recompensas de estar de cabeza.

"Estar de cabeza, estar de cabeza, cualquier inversión cambia la forma en que la sangre fluye por el cuerpo", afirmó.

"Teniendo el apoyo de una hamaca es casi como tener una red de protección", sostuvo. "Es algo tranquilizador, saber que hay algo de apoyo", concluyó.