Miércoles, 3 de Octubre de 2007

Katharina Wagner se alía con Thilemann en la guerra por la sucesión en el Festival Bayreuth

Agencia EFE ·03/10/2007 - 15:04h

Agencia EFE - Katharina Wagner se alía con el director de orquesta Christian Thielemann en la guerra por dirigir el Festival de Bayreuth en competición con su hermana Eva Wagner Pasquier y su prima Nike Wagner. Katharina, la bisnieta de Richard Wagner, a su llegada al Festival de Bayreuth, en julio pasado. EFE

La guerra entre los descendientes de Richard Wagner por la herencia del Festival de ópera de Bayreuth que dirige con carácter vitalicio el nieto del compositor, Wolfgang Wagner, de 88 años, ha comenzado en toda regla y con un nuevo personaje en escena, el director de orquesta Christian Thielemann, según la prensa local.

Ha sido su hija menor, Katharina Wagner, de 29 años, quien anticipándose a los hechos, ha oficializado con el anuncio de su candidatura una lucha de familia que macera desde hace años con los ingredientes de la mejor saga wagneriana.

Katharina aprovechó el tirón mediático de su estreno como realizadora en la reciente edición del Festival para proclamar en las páginas del Frankfurter Allgemeine Zeitung su disposición a dirigir Bayreuth y entrar en competición directa con su hermana Eva Wagner Pasquier, de 62 años, y su prima Nike Wagner, de 60.

Era previsible, salvo el as que la benjamina del octogenario patriarca se sacó de la manga al revelar que concurre a la sucesión haciendo tándem con Thielemann.

"Nunca volvería a encargarme de un teatro, pero Bayreuth es Bayreuth. Me quema la idea", declaró Thielemann, director fetiche del Festival tras el portazo que le han ido dando al viejo Wagner maestros de la talla del argentino, de origen judío, Daniel Barenboim.

"Queremos continuidad y calidad artística", aseguró Thielemann en un guiño a los wagnerianos, continuidad porque suceda quien suceda a Wolfgang deberá respetar los contratos firmados y calidad porque "traeré a colegas como Simon Rattle y Zubin Metha".

"Habrá una nueva era en Bayreuth, pero dentro de ocho años porque la programación del Festival está hecha hasta el 2015", puntualizó Katharina y añadió, "sin querer ser desagradable", que Eva y Nike no podrán, por edad, garantizar una nueva era, pues cuando tengan las manos libres para programar e imprimir su sello, rozarán los 70.

La disponibilidad de Katharina a dirigir Bayreuth al alimón con Thielemann se produce a unas semanas de la reunión que la Fundación Bayreuth celebrará el 6 de noviembre para hablar de sucesión.

La Fundación, gremio que agrupa 24 entidades públicas y privadas, ya abordó la cuestión en 2001 y acordó que la sucesora de Wolfgang Wagner en caso de retirada o defunción sería Eva, su primogénita.

Wolfgang rechazó el fallo aduciendo que su contrato era vitalicio y que, pese a su edad, mantenía las facultades físicas y psíquicas requeridas para la dirección en solitario de Bayreuth.

Su oposición a la decisión de la Fundación, de cuya aportación económica depende el Festival, dejó entrever el odio enquistado de Wofgang hacia su hija mayor y el poder que ejerce sobre él su segunda esposa, Gudrun Mack, directora oficiosa de Bayreuth y para quien sólo hay una heredera, su hija Katharina.

La elección frustrada de Eva se convirtió en una nueva victoria de Gudrun, la mujer que acabó con el matrimonio de sus padres y provocó, tras convertirse en señora Wagner, su destierro.

Un miembro de la Fundación declaró a EFE que Eva, mano derecha de Wolfgang en el Festival, no pudo soportar los repentinos aires de superioridad de la antigua secretaria ni ésta la presencia de una mujer poderosa y superior intelectualmente en su nueva casa.

Wagner se mutiló el brazo derecho y no sólo echó a su hija de Bayreuth sino que ordenó que nunca se le facilitaran entradas.

Eva, dos años menor que Gudrun, siguió creciendo artísticamente lejos de la "verde colina" y logró asociar su nombre a salas como Covent Garden londinense y Metropolitan neoyorquino, y a directores como Simon Rattle, con quien cooperó en "El Anillo de los Nibelungos", estrenado este año en el festival de Aix-en-Provènce (Francia).

La presentación como realizadora de Katharina en el Festival fue todo menos casual, pero aún teniendo todo a favor, su propuesta no mejoró sus opciones al trono, de ahí la alianza con Thielemann.

Es imposible prever qué resolverá la Fundación Bayreuth el 6 de noviembre, pero si imaginable cómo reaccionarán Wolfgang y Gudrun si detectan que no hay suficiente apoyo a Katharina.