Archivo de Público
Lunes, 28 de Marzo de 2011

Decenas de muertos al explotar una fábrica de armas en Yemen

El edificio fue tomado ayer por hombres armados en la localidad sureña de Yaar

EFE / REUTERS ·28/03/2011 - 15:50h

Varias decenas de personas, entre ellas opositores al régimen yemení y radicales islámicos, murieron y otras resultaron heridas hoy por varias explosiones en una fábrica de armas que tomaron el día anterior en la localidad meridional de Yaar, informaron a Efe fuentes médicas. Entre los muertos hay tres niños y las víctimas sufren quemaduras de diverso grado, aseguraron fuentes del hospital Al Razi, en Yaar. Reuters informa de que los muertos podrían superar el centenar y, citando también fuentes médicas, hablan de 110 fallecidos.

Hombres armados se hicieron ayer con el control de la fábrica de armas, del edificio de la radio local y de la conocida como Casa de los Huéspedes en esta localidad, cercana al puerto yemení de Adén, en la provincia de Abian. Según testigos contactados por Efe, las explosiones fueron precedidas por un incendio de origen desconocido en un polvorín de la fábrica que se extendió mientras un gran número de personas la saqueaba.

Fuentes de los servicios de seguridad yemení, que confirmaron la muerte de al menos ocho personas, indicaron a Efe que enviarían un equipo para investigar lo sucedido. Desde la toma ayer de la fábrica, en la que se elabora munición, había un gran trasiego de personas y hombres armados que entraban y salían de las instalaciones, agregaron los testigos.

Los atacantes también tomaron ayer edificios gubernamentales en la localidad de Zinyibar y de Yafe, ambas cercanas a Yaar. En Zinyibar, 40 kilómetros al este del puerto meridional de Adén, los hombres armados capturaron la sede de las autoridades locales, la oficina de los servicios secretos yemeníes y el edificio del organismo encargado de la lucha contra la malaria.

La presencia de las fuerzas de seguridad se había visto reducida desde el estallido de protestas populares en varias ciudades del país. Además, según los testigos, los guardias de los edificios asaltados habían abandonado sus puestos tras recibir advertencias de posibles ataques. Aviones del Ejército yemení bombardearon ayer varias zonas cercanas a estas tres ciudades, pero todavía no se han registrado enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad, y los opositores y los radicales islámicos.