Archivo de Público
Lunes, 28 de Marzo de 2011

La CAM forzará para no romper con Cajastur

El consejo del SIP se reúne hoy en Madrid para cerrar el plan de recapitalización que elevará al supervisor

M. ALBA ·28/03/2011 - 08:20h

Imagen de la sede de la CAM. efe

"La foto de la fusión está rota en estos momentos. Otra cosa es que el Banco de Españaconsiga unir de nuevo los trozos". La metáfora recorrió ayer el sector financiero ante la difícil situación que vive la fusión entre Cajastur y la CAM. Ni siquiera tres intensos días de negociaciones entre las dos partes, el Banco de España y la CECA, la patronal de las cajas, han desbloqueado una confrontación que podría alterar el proceso de reconversión financiera de las cajas.

Las dos entidades se encontrarán hoy en Madrid en la reunión del Consejo de Banco Base, el proyecto común de Cajastur, CAM y las cajas de Cantabria y Extremadura, que debe decidir el proyecto de recapitalización que presentarán al Banco de España. En el encuentro, convocado por Modesto Crespo, presidente del Consejo de Banco Base y de la CAM, se acordará solicitar 1.447 millones de euros al FROB para cumplir con los criterios de solvencia.

La caja alicantina pugna por seguir en Banco Base para evitar una intervención

Esta será la única postura en la que coincidan las cajas alicantinas y asturianas. En el resto, las posturas son opuestas. La CAM quiere mantenerse en Banco Base en las mismas condiciones que aparecen en el contrato de integración. Eso significa mantener el 40% el mismo peso que Cajastur en el accionariado del SIP. "No hay más alternativa que cumplir los compromisos que han sido aprobados y ratificados por las partes", aseguraban ayer en la CAM, y seguir adelante con el proyecto de Banco Base. "Los porcentajes son inamovibles", recalcaron desde la caja alicantina que está forzando al máximo para no romper con Cajastur.

A su favor juega con el Banco de España. El supervisor quiere que se mantenga esta fusión ante la cascada de negativas que ha encontrado de diferentes entidades a las que ha sondeado unirse con la CAM. El supervisor ha hablado, entre otros, con La Caixa, el Popular, el SIP Banco Mare Nostrum o el Santander, entidad que, en algún momento, ha considerado interesante a los alicantinos. Lo que pretende el Banco de España a toda costa es que la CAM no se quede sin pareja en todo el proceso, puesto que sus delicados números obligarían a una intervención.

Plan condicionado

El Banco de España necesita salvar la fusión al no poder colocar a la CAM

El Consejo de Banco Base firmará hoy un plan de viabilidad condicionado a que las asambleas de las cuatro cajas acepten, el próximo miércoles, el traspaso de todos los activos y pasivos al nuevo banco. Si hasta entonces la CAM sigue sin variar su postura, los pedazos de la foto serán imposibles de recolocar. Según fuentes del sector financiero, el problema sustancial es que "se ha perdido la racionalidad en la operación y a nivel económico por la alteración de las condiciones de cada uno de los participantes". Dicho de otro modo, las condiciones han cambiado tras aflorar una mayor tasa de morosidad en la CAM.

"Sin esa racionalidad económica, de importancia de la nueva marca en todos los territorios de origen de cada caja y de credibilidad, el proyecto no se hace sostenible", insisten. Precisamente, esta alteración en la viabilidad del SIP es una de las razones que argumentan el cambio de peso en el consejo de administración de Banco Base, el tercer banco surgido de las cajas por su volumen de activos (124.127 millones de euros).