Archivo de Público
Domingo, 27 de Marzo de 2011

Sterbik y Sjostrand ponen a Ciudad Real y Barcelona camino de los cuartos

EFE ·27/03/2011 - 22:03h

EFE - La espectacular actuación de los porteros Arpad Sterbik y el sueco Johan Sjostrand, que se convirtió en el héroe inesperado del duelo entre el Barcelona Borges y el Veszprem húngaro, permitió al Renovalia Ciudad Real y al conjunto azulgrana encarrilar su pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones. EFE/Archivo

La espectacular actuación de los porteros Arpad Sterbik y el sueco Johan Sjostrand, que se convirtió en el héroe inesperado del duelo entre el Barcelona Borges y el Veszprem húngaro, permitió al Renovalia Ciudad Real y al conjunto azulgrana encarrilar su pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Una ronda en la que el Cuatro Rayas Valladolid necesita un milagro para poder estar, tras caer por un contundente 28-22 en su visita a la pista del todopoderoso Hamburgo alemán, que en el último cuarto de hora de juego dejó en nada, el magnífico encuentro de los castellanos en la primera mitad.

Igualmente eterno se le hizo el partido al Veszprem, que se desfondó por completo en la segunda mitad ante un Barcelona Borges, que hizo revivir los mejores días del Palau, con un espectacular segundo tiempo, en el que desarboló por completo (28-21) al campeón magiar.

Una renta de siete goles que pocos hubieran podido imaginar a los doce minutos de juego, cuando el portero azulgrana Danjel Saric tuvo que abandonar la pista, aquejado de una lesión en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha, tras chocar con un rival.

Lesión que precedió a los mejores momentos del conjunto húngaro, que pese al gris partido del cañonero Marko Vujin, que cerró el choque con tan sólo tres goles, llegó a gozar de una máxima renta de dos tantos (10-12) en los minutos finales de la primera mitad.

Ventaja que se encargó de enjugar con sus veintidós paradas el cancerbero sueco Johan Sjostrand, que fue minando poco a poco la moral de un Veszprem, que fue la víctima propiciatoria del letal juego de contragolpe del conjunto catalán, con los extremos Juanín García y Víctor Tomás como estiletes.

Decisivo fue igualmente el portero Arpad Sterbik en el triunfo (24-27) del Renovalia Ciudad Real en la difícil pista del Chambery francés, que coloca a los manchegos con pie y medio en los cuartos de final, dada su solidez en el Quijote Arena donde no pierde en competiciones europeas desde mayo de 2008.

Las catorce paradas del internacional español en la primera mitad acabaron con las esperanzas del líder de la Liga francesa, que inspirado por Christophe Lemaitre, campeón europeo de 100 y 200 metros lisos, encargado de hacer el saque de honor, buscó en la velocidad la fórmula para tratar de desarmar al Ciudad Real.

Velocidad que se convirtió en precipitación ante la portería de Sterbik, que parada a parada fue ampliando la renta de un Ciudad Real, que llegó a tener hasta siete goles de ventaja (18-25) a trece minutos para el final.

Renta que el Chambery logró reducir finalmente a la mitad, gracias a un último arreón liderado por el guardameta bosnio Nebojsa Grahovac, que se antoja insuficiente para que el conjunto galo pueda inquietar en la vuelta al Ciudad Real.

Choque de vuelta, que el Cuatro Rayas Valladolid quiere convertir en una gesta, que le permita remontar los seis goles de desventaja con los que volvió de Alemania, donde a los de Juan Carlos Pastor les sobró la segunda mitad.

Para ello, el equipo castellano deberá mostrar la misma sólida imagen que ofreció en Hamburgo en la primera mitad, donde los castellanos superaron por completo al todopoderoso líder de la Bundesliga, al que llegaron a aventajar hasta por cuatro goles (11-15) de diferencia.

Una diferencia que el Valladolid dilapidó en el cuarto de hora final, con errores y más errores, que permitieron el despegue definitivo (28-22) de un Hamburgo, que tratará de hacer valer su mejor plantilla nuevamente en el Polideportivo Pisuerga.

Javier Villanueva.