Archivo de Público
Domingo, 27 de Marzo de 2011

El partido gobernante yemení insta a la formación de un nuevo Ejecutivo

EFE ·27/03/2011 - 12:37h

EFE - Militares yemeníes de guardia ayer en las calles mientras crecen las protestas en contra del Gobierno y del presidente yemení, Ali Abdullah Saleh en Saná.

El gobernante Partido de la Conferencia Popular yemení instó hoy a la formación de un nuevo Ejecutivo, que se encargue de la elaboración de una Constitución para cambiar el sistema político del país de presidencial a parlamentario.

Según un comunicado, divulgado tras una reunión de miembros del partido con su jefe, el presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, el comité central del partido subrayó la importancia de acelerar la formación de un nuevo Gobierno.

Los reunidos aseguraron, asimismo, que trabajarán para llevar a cabo las iniciativas anunciadas últimamente por Saleh para garantizar un traspaso pacífico del poder.

Por su parte, Saleh instó a la formación de comités populares para colaborar con la Policía en el mantenimiento de la seguridad en las distintas zonas.

Además, acusó a la oposición de "conspirar" para obligar a las autoridades a utilizar la fuerza contra los manifestantes.

Hoy, hombres armados opositores al Gobierno yemení tomaron una radio local, una fábrica de armas y varias sedes gubernamentales y de los cuerpos de seguridad en las ciudades de Zinyibar, Yaar y Yafe en la provincia de Abian, en el sur del Yemen, según informaron a Efe testigos.

Saleh, presidente del Yemen desde la unificación del norte y el sur del país en 1990, aseguró que estos hombres armados pertenecen al grupo terrorista Al Qaeda.

El presidente yemení está siendo sometido a una fuerte presión política de la oposición, que exige su renuncia.

En una entrevista difundida hoy por la página web del canal de televisión emiratí Al Arabiya, Saleh aseguró que no tiene ningún problema en renunciar el poder siempre que sea por medios pacíficos.

Las protestas en Yemen, que se han saldado con decenas de muertos, comenzaron el pasado 27 de enero, al calor de las revueltas de Túnez y Egipto.