Lunes, 14 de Enero de 2008

Distribución de gas y electricidad en Turquía, nuevos yacimientos de inversión para España

EFE ·14/01/2008 - 16:14h

EFE - La distribución de gas y electricidad en Turquía se va ha convertir en un nuevo yacimiento de oportunidad de inversión para las empresas españolas, según explicó el secretario general de Comercio Exterior, Alfredo Bonet.

La distribución de gas y electricidad en Turquía se va ha convertir en un nuevo yacimiento de oportunidad de inversión para las empresas españolas, según explicó el secretario general de Comercio Exterior, Alfredo Bonet, quien avanzó que el Ejecutivo turco estudia privatizar los citados sectores.

Bonet se pronunció así durante la apertura de un encuentro de empresarios turcos y españoles celebrado hoy en Madrid con motivo de la visita del primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, a España para participar desde mañana, y hasta el miércoles 16 de enero, en la Cumbre anual de la Alianza de Civilizaciones.

En la inauguración del encuentro empresarial -que se prolongará todo el día de hoy-, participaron también el presidente del Consejo de Cámaras de Comercio de España, Javier Gómez-Navarro, y el vicepresidente de la Unión de Cámaras e Intercambios de Mercancías de Turquía (TOBB), Halim Mete.

Durante su intervención, Bonet confió en que las empresas españolas también tengan oportunidades de invertir si el Gobierno de Erdogan decide privatizar la generación eléctrica.

Asimismo, destacó que las empresas españolas pueden invertir en otros sectores de la economía turca, como la banca, la industria del tabaco y la gestión de puertos gracias a la estabilidad macroeconómica lograda gracias a que las "prudentes políticas" del actual Ejecutivo.

Indicó que la "situación estratégica" de este país y la recuperación de la crisis financiera que sufrió en 2001 lo han convertido en un importante receptor de la inversión extranjera, que pasó de los 1.700 millones de euros de 2003 a los 16.000 millones de euros hasta octubre de 2007.

En el caso de España, Bonet destacó que Turquía es el undécimo receptor de la inversión española al extranjero, con 333 millones de euros acumulados hasta marzo de 2007.

La recuperación económica de Turquía, apuntó, se ha traducido también en el aumento de la presencia empresarial extranjera, de forma que desde 2004 últimos años se han asentado allí tantas empresas foráneas como en los últimos veinte años, setenta de ellas españolas.

Respecto a las relaciones comerciales, señaló que Turquía fue el tercer destino de las exportaciones españolas fuera de la Unión Europea (UE) en 2006, año en que las ventas de España a este país alcanzaron los 2.700 millones de euros, un "récord" que, según Bonet, podría batirse en 2007, ya que se espera que las exportaciones españolas al país superen los 3.000 millones de euros.

En definitiva, Bonet afirmó que Turquía y España son "socios privilegiados" para afrontar los "retos" políticos y económicos y recordó el "apoyo expreso" del Gobierno español a la adhesión turca a la UE.

Por su parte, Gómez-Navarro aseguró que Turquía es un país "interesantísimo" para cualquier tipo de asociación empresarial y, al igual que Bonet, destacó que existen "posibilidades importantísimas" de negocio para las empresas españolas en el sector energético "a cortísimo plazo".

Tras su intervención en el foro, indicó a la prensa que también hay oportunidades para las compañías españolas en los sectores de infraestructuras, ingeniería, textil y en el turístico.

En este sentido, señaló que Turquía es el "potencial gran competidor" de España en el Mediterráneo, aunque ya son muchas las compañías españolas que están invirtiendo allí por su "enorme potencial".