Archivo de Público
Domingo, 27 de Marzo de 2011

Sortu estudia pedir al Constitucional una resolución provisional para ir a las elecciones

EFE ·27/03/2011 - 19:33h

EFE - Los dirigentes de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria (d), Marian Beitialarrangoitia (i), y Tasio Erkizia (c), en una conferencia de prensa en San Sebastián. EFE/Archivo

Los promotores de Sortu estudian la posibilidad de recurrir en los próximos días al Tribunal Constitucional al que solicitarían una resolución provisional que les posibilitara llegar en plazos para presentarse a las elecciones del 22 de mayo.

Según han informado a EFE fuentes de izquierda abertzale, tras el auto del Tribunal Supremo que impedía a Sortu su inscripción en el registro de partidos políticos del Ministerio del Interior, abogados y promotores de esa formación han debatido sobre la conveniencia de recurrir al Constitucional para seguir luchando por su legalidad.

De ésta forma, aún estudian los plazos marcados por Ley y las posibilidades de que su recurso les permitiera llegar a tiempo a las elecciones del 22 de mayo.

El auto del Supremo daba a Sortu un plazo de 30 días para recurrir, desde su fecha de notificación, de lo que se dedujo que conllevaba la imposibilidad de que el Constitucional resolviera antes del 18 de abril, fecha en que se cierra el plazo de inscripción de candidaturas electorales.

El presidente del Tribunal Constitucional, Pascual Sala, afirmó el pasado jueves que no puede anticipar la fecha en la que este órgano resolverá un eventual recurso de Sortu porque hacerlo sería "una elucubración puramente nominal".

Sin embargo, Sortu podría reclamar al TC una resolución "de provisión" que les permitiera presentarse a los próximos comicios municipales y forales.

Para lograrlo argumentará que sus derechos democráticos quedarían vulnerados si el tribunal concluyera dictaminando la legalidad del nuevo partido, pero éste no hubiera podido presentar candidaturas.

Así, Sortu alegará, previsiblemente, ante el TC una posible vulneración del derecho a la participación política de los ciudadanos como derecho fundamental y como partido político, y confía en que "técnicamente es posible" que puedan concurrir.

Sin embargo, las mismas fuentes ha apuntado que entre los promotores no tienen "demasiadas esperanzas" en su legalización.