Archivo de Público
Sábado, 26 de Marzo de 2011

Plan para crear 30.000 becas para jóvenes en paro

Las empresas quieren más flexibilidad laboral y un pacto energético

 

M. ALBA /P. BLÁZQUEZ ·26/03/2011 - 23:00h

César Alierta, presidente de Telefónica.

"Hoy hace menos frío que el otro día". El presidente del Santander, Emilio Botín, fue el único de los empresarios que se dirigió a los fotógrafos que esperaban las llegadas al Palacio de la Moncloa. Ciertamente, la temperatura de la reunión, y no sólo la climática, fue más benigna que hace tres meses, cuando se celebró el primero de estos encuentros.

Botín tuvo palabras para los fotógrafos, para Rodríguez Zapatero y sus planes sucesorios, y para sumarse el primero al que fue el único acuerdo concreto de la cumbre en la Moncloa: la puesta en marcha de un programa de becas para formación y prácticas para jóvenes desempleados de baja cualificación. El objetivo es crear 30.000 becas, y el presidente del Santander se comprometió a asumir 2.000 de ellas. Este plan se puso sobre la mesa al hilo del debate sobre el mercado laboral que plantearon los grandes empresarios. Consideran que se debe seguir avanzado en las reformas laborales, y Rodríguez Zapatero, según dijo luego en su comparecencia ante la prensa, comparte que se necesita "más flexibilidad". Los responsables de las principales compañías y entidades financieras siguieron con atención la explicación del jefe de la CEOE, Joan Rosell, sobre la marcha de las negociaciones con UGT y CCOO para la reforma de los convenios. El presidente de Telefónica, César Alierta, expresó el compromiso de los empresarios para crear empleo si la regulación laboral se hace más flexible. Y además fue designado como el interlocutor de los empresarios y el Ministerio de Economía para poner en marcha el plan de becas que se repartirán en función de la plantilla y la facturación de las empresas.

El Gobierno aprueba el viernes la reforma del ICEX para reforzar las exportaciones

Otro de los temas que generó gran debate fue la necesidad de una reforma en la política energética. Los asistentes demandaron al Gobierno que no se gaste más dinero en construir costosas infraestructuras de generación energética. Por su parte, Zapatero insistió en la necesidad de abaratar los costes "porque no podemos decir que tengamos por delante un horizonte que garantice la estabilidad de nuestros costes energéticos", aseguró. El presidente también explicó que el Gobierno ha estado "cortejando al PP" para conseguir un pacto, pero que el éxito en ese punto no es "fácil".

El presidente de Anfac, la patronal de sector de automoción, Francisco Javier García Sanz, puso sobre la mesa la oportunidad que tiene el sector de componentes española en la producción del coche eléctrico y pidió al Gobierno una apuesta firme por impulsar la I+D+i en este campo.

Avanzar en la internacionalización de las empresas, no la de las grandes que ya son internacionales, sino de las pymes fue otro de los retos de la reunión. Para lo cual el viernes se aprobará el Consejo de Ministros la reforma del ICEX.

La anécdota del día la puso la tensión entre el presidente de Iberia, Antonio Vázquez, y el de Globalia, Juan José Hidalgo, cuando el segundo pidió que las mieles del AVE se disfruten en todo el aeropuerto, no sólo en la T4.