Archivo de Público
Domingo, 27 de Marzo de 2011

"Sin Batasuna el 22-M estaremos más cerca del fin del terrorismo"

Antonio Basagoiti. Presidente del PP de Euskadi. Asegura que el pacto entre el PP y el PSE ha estado en las últimas semanas "en tensión" 

 

YOLANDA GONZÁLEZ ·27/03/2011 - 08:00h

Basagoiti, junto al monumento a las víctimas en el Parlamento vasco. Humberto bilbao

Los 13 escaños que obtuvo su formación en las autonómicas de Euskadi de 2009 fueron claves para la llegada del socialista Patxi López al Gobierno autonómico. Han pasado ya dos años y Antonio Basagoiti (Madrid, 1969), líder del PP vasco, cree que "estamos cada vez más cerca" del final del terrorismo. Pero insta a "no bajar la guardia", dice.

¿Mantendrá el PP con Bildu, la nueva marca abertzale, la misma postura que con Sortu?

«Estoy convencido de que Batasuna hará todo lo posible por colarse»

Sí. Para conseguir la libertad es fundamental que ninguna marca de Batasuna llegue a las elecciones. Si no se refuerzan en estas municipales estarán obligados a trabajar en ladesaparición de ETA.

Ya hay una sentencia del Supremo en contra. Pero, a juicio del PP de Euskadi, ¿qué le falta a Sortu para estar en las urnas?

Es crucial que desaparezca ETA. Batasuna siempre ha formado parte de ese entramado y no hay ninguna prueba de lo contrario. Aún así, tendrán más credibilidad sí, sin estar en las elecciones, realmente demuestran que quieren dejar de ser una parte del todo. De momento, creo que hay que desconfiar de todo lo que plantean porque está muy ligado al interés de subsistir.

«Ni la Justicia ni los partidos democráticos tienen que estar nerviosos»

Una de las exigencias tradicionales a la izquierda abertzale es la de que rechace la violencia de ETA. Sortu lo hizo. ¿Por qué no es suficiente?

El problema no es sólo eso, que puede haber sido retórico o táctico. El problema es que hay un proyecto totalitario y no hay ninguna garantía de que no formen parte de esa organización de la que han formado parte siempre. Como decían los jueces de Estrasburgo no sólo hay que decir unas cosas, sino que se tienen que comprobar con los hechos. Además, no ha dado tiempo a que se compruebe nada con los hechos.

Entonces los pasos dados por Sortu no suponen ningún avance.

«Los pasos dados por Sortu son un avance del Estado de derecho»

Es un avance de los demás, del Estado de derecho. Si no llega a haber Ley de Partidos, si no llegan a detener a tanta gente de ETA, si esta gente no llega a empezar a ver que lo tiene difícil, nunca se habrían atrevido a usar al menos la retórica. No me creo la veracidad de sus palabras, pero soy consciente de que si están teniendo que hacer, al menos, énfasis táctico, es gracias a lo que hemos hecho los demás. Sus rechazos son, aunque tengan mucho de electorales y de maquillaje, consecuencia de la firmeza del Estado de derecho.

¿Tuvo claro desde el primer minuto que, como dice su partido, Sortu es ETA?

Desde que se presentaron lo tengo claro. Hay una cosa que tenemos que aprender. Cuanto más se ha desconfiado de Batasuna, más se ha acertado. Y cuanto más se confía en el Estado de derecho más se ha acertado.

¿Cómo valora que el Supremo se mostrase dividido en la votación?

Sortu ha querido aparentar e imagino que a alguno le habrá hecho dudar. Lo importante es que ha salido adelante el que no se inscriba el partido. Siempre que ha habido decisiones importantes sobre Batasuna, sus brazos, sus marcas,... ha habido gente que no lo ha visto del todo bien. Pero se equivocaron. Cuando hemos sido exigentes, hemos acertado.

¿No cree que abre la puerta a que el Constitucional de luz verde a Sortu?

Esta sentencia no es un paso definitivo. No tengo ninguna duda de que la gente de Batasuna-Sortu hará todo lo que pueda para intentar colarse. El Gobierno tiene que seguir estando firme. Si no están en las municipales, creo que estamos mucho más cerca del fin del terrorismo.

¿Cómo valora que sea la primera vez que en este tipo de procesos haya votos particulares?

Es normal. Batasuna ha puesto mucho empeño en aparentar una serie de cosas. Pero cuanto menos les creamos, más acertamos. Independientemente de que haya algún juez que lo haya visto con ojos no tan malos, que nadie se equivoque. Quienes tienen que estar nerviosos ahora no son ni la Justicia ni los partidos democráticos. Que se pongan nerviosos los de Batasuna, que su marca tiene dificultades para ser colada.

¿Cuál será la reacción del PP en el caso de que el TC lo legalice?

Nosotros siempre acatamos las sentencias judiciales. No somos un partido insumiso. Pero lo que queremos, más que pensar en los jueces, que tienen que tomar sus decisiones, es que el Gobierno siga yendo por la línea de estas últimas semanas porque eso es lo que nos acerca al final del terrorismo. Nunca jamás ha habido avances cuando se ha bajado el listón.

Los nacionalistas achacan el fallo a la "presión política". ¿Cree que se ha presionado?

A los nacionalistas nunca les gusta nada de lo que ha supuesto un avance real en reformas legales contra el terrorismo. Estuvieron en contra de la Ley de Partidos... Están en contra de todo. Por tanto, no son muy objetivos en esto. Y además siempre se han equivocado. Llevan 20 años diciendo que Batasuna se está volviendo buena.

Cree, como Eguiguren, que la legalización de Sortu habría ayudado a acelerar y dar pasos importantes hacia la paz

Se equivoca. Ayuda muchísimo al final del terrorismo que Sortu no esté en las instituciones. Porque entonces, más allá de la retórica, a lo mejor tiene que empezar a pensar en colaborar activamente en que desaparezca su matriz, que es ETA.

¿Qué movimientos esperan ahora de la izquierda abertzale?

Creo que tienen planes B, que son las agrupaciones; planes C, que son ir con EA o pidiendo el voto para EA. Tienen plan A.1, que es intentar una solución del Constitucional. No tengo ninguna duda de que ellos intentarán lo que sea, pero el plan que tenemos que tener no es el de ellos, es el nuestro. Los demócratas unidos tenemos un plan que es ser muy exigentes y darnos cuenta de que en la medida que hemos avanzado en estos últimos años ha sido en ser exigentes. Estamos cerca de la meta. Pero no hemos llegado. Que nadie se equivoque.

¿En algún momento a lo largo de este proceso tuvieron dudas de que el Gobierno lo estuviera haciendo bien?

Desconfianzas existen y han existido siempre, porque el PSOE en el tema de ETA ha hecho de todo y lo contrario en su época. Hay algunas declaraciones que no nos han gustado, pero yo me muevo por hechos, por actuaciones. Y sí son buenas, son buenas. Me importa un pimiento con quién se acabe ETA. Lo que me importa es que se acabe y se acabe bien. No me importa que sea Zapatero o que sea Rajoy o que sea el que sea. No me importa quién se quiera poner la medalla. Me importa que acabemos bien. Y por eso yo no estoy midiendo esto en función de intereses electorales o tácticos.

¿Hay algún escenario en el que el PP se plantea pedir la ilegalización de EA?

Con la reforma de la Ley de Partidos que se hizo en el Congreso no haría falta. Si se meten en las listas se les saca y punto. El Gobierno dijo cuando se aprobó esta ley que tenía todos los resortes para evitar que llegasen. Que lo cumpla.

¿Cree que no va a ser necesario pedirlo?

No lo contemplo. Lo que contemplo es que si llegan al escenario de meter gente de Batasuna en las listas se les saque.

¿Hay garantías de que Batasuna no estará en las urnas el 22-M?

Lo que tiene que haber garantías es de que el Gobierno haga lo que debe. Si esta gente no llega a las municipales, entonces sí se van a ver ante el espejo y a lo mejor sí hacen algo de veras. Mientras tanto, nada es creíble.

Por tanto cree que es necesario que no estén ahora en las urnas.

Sí. A ETA le mantiene con vida una expectativa. Si se ve fuera de las elecciones municipales con su brazo político, la crisis que tiene se va a convertir en una crisis total. Para conseguir la paz haría falta una zona de exclusión electoral. No es una idea mía. Hace falta una zona de exclusión electoral para evitar que esta gente siga atacando al Estado de derecho.

Mayor Oreja da por hecho que Batasuna sí estará en las urnas. ¿Lo comparte?

Yo hago todo lo posible dentro de mi humilde posición para que no esté. Y creo que mi función es la de empujar para que lleguemos al final de ETA y eso es lo que hago. Es un diagnóstico que él hace y que yo respeto.

Pero usted no lo da por hecho.

Yo no tengo pruebas.

¿Qué le parece que un político como Mayor Oreja acuse sin pruebas al Gobierno de tener un pacto con una organización terrorista?

Él hace un diagnóstico político que no está basado en una cuestión concreta. Está basado en una parte de desconfianza, en una reflexión a cerca del proyecto político de Zapatero. A mí nunca me duele que la gente diga lo que piensa. Prefiero los políticos que muestran sus opiniones.

Entonces no le molesta

No. Que le sirva al PSOE de atención para no hacer lo que no debe. Para no tener tentaciones. El problema de la lucha antiterrorista no es Mayor Oreja.

¿Desde cuándo no habla con Mayor Oreja

No lo recuerdo ahora, pero tengo un relación normal con él.

¿Ha estado en peligro el pacto PP-PSE a lo largo de este proceso judicial?

Tanto como en peligro, no. Pero no nos han gustado algunas declaraciones ni vamos a consentir algunos hechos porque nosotros no estamos aquí para pasar el rato, ni para llevar ninguna consejería, ni para que nos den el coche oficial. Estamos aquí por un objetivo que es libertad y convivencia.

¿Entonces no ha estado en peligro aunque hay cosas que no han gustado?

Ha estado en tensión.

¿Ha habido diferencias entre Rajoy y usted respecto a Sortu?

No. Hemos tenido diferencias con el tema del concierto económico, pero no aquí.

¿Estará usted en la manifestación de la AVT del 9 de abril contra la presencia de ETA en las instituciones?

Sí.

¿Estamos ante el inicio de la paz?

Estamos más cerca del final del terrorismo, que eso es la paz con libertad. Pero no porque Sortu se vuelva buena y sí porque está funcionando lo que se viene aplicando desde hace unos años.

Acaban de cumplirse dos años de la llegada de Patxi López al Gobierno. ¿Podría decirme cuál ha sido su gran logro?

Asentar una normalidad política en la actividad pública vasca como nunca había existido. No ha habido dos años en Euskadi desde la Transición en los que haya habido tanto sosiego, que la política haya estado guiada por la racionalidad y que hayamos tenido tantos avances con la libertad.

¿Y su asignatura pendiente?

Consolidar lo que se ha conseguido. Todavía no hemos llegado a que haya un prestigio claro de la convivencia en Euskadi ni a la desaparición de ETA.

¿Por qué motivos podría romperse el pacto con el PSE?

Porque no lo cumplan. Si se cumple el texto y el espíritu, ya puede llover en Madrid lo que llueva, ya puede haber elecciones generales, ya puede querer Rajoy una cosa o Zapatero otra, que esto seguirá adelante.

O sea que el proceso de Sortu ha servido para demostrar la fortaleza del pacto PP-PSE.

Todavía no ha acabado. Pero tiene que servir para demostrarlo. Tiene que ser una reválida.

¿Qué resultados espera el 22-M?

Muy buenos. Al menos aspiro a ganar en Vitoria, en Álava y en Getxo. Al menos.

¿Hay algún cargo del PP vasco imputado en algún escándalo de corrupción?

Que yo sepa no.

De haberlo, ¿lo incluiría en las listas electorales?

Preferiría que no. Pero que hay que analizarlo todo en su contexto. Hay imputaciones que parecen más para fastidiar o para eliminar rivales. Hay imputaciones que huelen realmente mal.

A día de hoy, ¿sigue creyendo que Camps es un político honrado?

A mí me lo parece. No veo que sea de esos que vive con chalets, coches de lujo, viajes millonarios. Vive de manera honrada y se desvive por su comunidad.