Archivo de Público
Sábado, 26 de Marzo de 2011

El régimen birmano controla el reparto de la ayuda humanitaria para los damnificadas por el seísmo

EFE ·26/03/2011 - 07:33h

EFE - Una mujer herida en el terremoto de Birmania es trasladada hoy al hospital de Tachilek, al este de Birmania.

El régimen birmano ha tomado el control del reparto de la ayuda humanitaria para miles de personas damnificadas por el seísmo de magnitud 6,8 que sacudió el este de Birmania (Myanmar) hace dos días.

Fuentes de la disidencia indicaron desde la vecina Tailandia que los cuerpos de seguridad ocuparon durante la jornada del viernes todos los accesos por carretera a las áreas afectadas y proclamaron que cualquier envío con asistencia humanitaria necesitaba ser declarado y entregado a las autoridades.

Un voluntario en la ciudad birmana de Tachilek relató al medio The Irrawaddy que ayer intentó llevar alimentos a los damnificados en la vecina población de Tarlay, una de las más afectadas, pero se lo impidieron.

"No me dejaron entregar personalmente a las víctimas el agua y los 'noodle' (comida preparada a base de fideos) y me obligaron a confiárselos a las autoridades", indicó el voluntario.

El régimen que preside el general Than Shwe empleó la misma política para controlar el movimiento de los cooperantes extranjeros y el flujo de la ayuda internacional en el país cuando el ciclón "Nargis" mató a unas 136.000 personas y dejó 2,5 millones de damnificados en la región meridional en 2008.

El terremoto del 24 de marzo, al que le han sucedido más de 60 réplicas, según la oficina sismológica tailandesa, sacudió una zona de difícil acceso y controlada, en parte, por los ejércitos del narcotráfico.

La televisión estatal birmana ha informado de 74 muertos, 111 heridos y 390 edificios derrumbados en las ciudades de Tarlay y Tachilek y las aldeas de Naywng, Mong Lin, Mong Koe y Ja kuni.

El grupo rebelde Ejército del Estado Shan ha contabilizado por su parte 130 muertos y 230 heridos tan solo en Tarlay, Mong Lin y Ja Kuni.

Birmania está gobernada por una dictadura militar desde el golpe de Estado del general Ne Win, en 1962.