Archivo de Público
Sábado, 26 de Marzo de 2011

El Banco de España estudia ya otras soluciones para la CAM

El supervisor presiona a Cajastur para que no rompa la fusión del Banco Base

MIGUEL ALBA ·26/03/2011 - 00:00h

MIGUEL ALBA - Fachada de la sede de la CAM en Madrid. Bloomberg

El presente del Banco Base, el sistema institucional de protección (SIP) que estos días Cajastur y CAM están poniendo en peligro con su enfrentamiento, está repleto de paradojas. El Banco de España, que busca ya nuevas soluciones ante una posible ruptura, recibirá el lunes un proyecto de capitalización de un banco común de cuatro cajas Cajastur, CAM, Caja Extremadura y Caja Cantabria que el miércoles puede ser papel mojado si las asambleas generales de cada entidad deciden no aprobar el traspaso de sus activos y pasivos. Otra paradoja. El capital escriturado del Banco Base (20.000 euros), a 31 de diciembre, está depositado en una cuenta corriente de la CAM, precisamente la entidad que puede salir del SIP si Cajastur no consigue mandar en el Consejo. Actualmente, las cajas asturiana y alicantina detentan, cada una, el 40% del accionariado de la fusión. "Esperemos que puedan llegar a un acuerdo porque esta situación no conviene a nadie", asegura uno de los socios minoritarios del SIP.

Ayer, las reuniones se sucedieron entre las partes y el Banco de España. El primer objetivo del supervisor es salvar un SIP que, el pasado diciembre, estuvo a punto de descomponerse porque la CAM no quería aceptar que prácticamente todo el poder ejecutivo quedara en manos del consejero delegado, Manuel Menéndez, presidente de Cajastur. Ahora, sin embargo, son los asturianos quienes han pasado a la acción ante la aparición de mayor morosidad en las cuentas de la CAM (el 8,7%). Este es el peaje por el que exigen reducir del 40% al 27% el peso alicantino en el nuevo banco. Estos porcentajes chocan con el tamaño de las entidades: los activos de la CAM suman 75.000 millones y los de Cajastur (incluyendo CCM), 42.000 millones.

Unirse a la CAM significa rebajar solvencia y ningunaentidad lo quiere

En realidad, lo que pretende Cajastur es que los dos consejeros que impondrá el FROB, al inyectar a la entidad 1.447 millones de euros, para cumplir con los criterios de solvencia, ocupen sendos asientos reservados para la CAM. Si la CAM no estuviera en la fusión, no se necesitaría dinero del FROB. Tanto por capitalización como por financiación mayorista.

"El Banco de España está presionando a Cajastur para que no rompa la fusión", admiten desde el mundo financiero. Por si acaso, el supervisor empezó a sondear otras posibles soluciones a contrarreloj que salven a la CAM, a través de la fusión con una gran entidad del país. "Nosotros no estamos interesados", insistían desde La Caixa, ante la posibilidad de que la caja alicantina se integrase en CaixaBank. La misma contestación escuchó el supervisor del resto de entidades sondeadas. Las cajas y SIP no están dispuestos a admitir a estas alturas del partido a una entidad que rebaje sus ratios de solvencia y que obligue a un profundo cambio en las condiciones de los contratos. "Además", admiten desde el sector financiero, "tiene poco atractivo hacerse, en estos momentos, con una entidad como la CAM, cuando a corto plazo su valor será mucho menor". Entre los bancos, Santander podría ser el más interesado en una futura compra.

La caja alicantina, por su parte, mantenía ayer su disposición de mantenerse en el Banco Base. De romperse la fusión, pactada entre las cuatro cajas a 15 años, las partes no tendrían que abonar ninguna cantidad, ya que no han traspasado su actividad al nuevo banco. En otros SIP se prevén indemnizaciones millonarias para quien rompa el acuerdo.