Archivo de Público
Viernes, 25 de Marzo de 2011

Cierre en falso del debate sobre Portugal

La UE retrasa el reforzamiento del actual fondo de rescate

D. BASTEIRO ·25/03/2011 - 22:50h

AFP - José Sócrates, este viernes, en Bruselas, durante la cumbre.

Iba a ser la cumbre de la "respuesta completa" a los mercados financieros, pero los jefes de Gobierno de la Unión Europea evitaron responder a dos grandes preguntas. ¿Será necesario rescatar a Portugal? Aunque la pregunta flotaba en el ambiente, ningún líder de la UE quiso responderla claramente, salvo el primer ministro portugués en funciones. "Portugal no necesita acudir al fondo de rescate", aseguró José Sócrates. "Voy a mantener la misma determinación en la defensa de mi país para que esto no se produzca", amenazó ante las presiones que en privado ya ha comenzado a recibir. La más notable, la del presidente del Eurogrupo y primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, que ve en Portugal una hemorragia que podría extenderse a la zona euro. Su vacuna consiste en un rescate de la economía lusa de 75.000 millones que Sócrates, ya embarcado en campaña electoral, quiere evitar mientras culpa a la oposición de una inestabilidad política insostenible. Los cálculos de Juncker son, según el todavía jefe de Gobierno portugués, parte de la "especulación" que ha llevado a Portugal al borde del abismo pese a estar cumpliendo con sus objetivos de déficit.

Sócrates y Portugal están, quizás, ante el momento más delicado en cuanto a su relación con la UE. Por una parte, los líderes europeos asisten a la "muy complicada" situación política, que mina la credibilidad en los mercados. Y todos temen que una agonía lenta de Portugal ponga en aprietos a España, Italia o Bélgica, también acosados por las dudas de los mercados. Por otra, entre los 26 compañeros de mesa de Sócrates existe una gran simpatía por el líder luso, al que consideran una víctima que necesita tiempo para replegarse y buscar una situación que convenza a la oposición de que las medidas que impondrá el FMI, el BCE y Bruselas conllevarán muchos más sacrificios quelos propuestos hasta ahora.

Para Sócrates, la cifra de 75.000 millones del rescate es «especulación»

"Yo sé lo que significa, sé lo que significó para los griegos y para los irlandeses y no deseo eso para mi país", advirtió Sócrates. Entre los aliados más potentes de Sócrates está Rodríguez Zapatero, que prefiere extenuar la vía de la negociación nacional a imponer un severo ajuste acompañado de miles de millones. Zapatero confió en que los dos meses que quedan hasta las elecciones lusas "no supongan inestabilidad financiera para Portugal", para lo que es imprescindible que los partidos de la oposición expresen de nuevo que comparten los objetivos de déficit comprometidos por el Gobierno de Sócrates. Sobre cómo lograrlos, la UE es más flexible.

En las próximas semanas, Bruselas seguirá con lupa la política nacional portuguesa, comenzando por el presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, antiguo primer ministro por el partido conservador que el miércoles retiró su apoyo a Sócrates, precipitando la caída de su gabinete.

Fondo actual

Bruselas va a seguir con lupa la situación de la crisis política en Lisboa

Sin embargo, en la capital comunitaria también se tratará de cerrar el diseño del fondo de rescate actual, que entraría en acción en caso de que Portugal lo necesitase. El acuerdo final sobre cómo hacer efectivos los 440.000 millones en garantías de la zona euro estaba previsto para este viernes, como parte de esa "respuesta completa", pero no llegó a estar ni en el orden del día. Las elecciones en Finlandia, clave porque es del grupo de los seis países que gozan de una triple A -o sobresaliente- de las agencias de calificación de riesgo, ha pospuesto la entrada en vigor de las nuevas características. La inestabilidad política en ese país y, sobre todo, el requisito imprescindible de ratificar cualquier aportación suplementaria en el parlamento, ha aplazado el debate hasta junio. Aunque hay un consenso para elevar las garantías y comenzar a comprar deuda en el mercado primario (directamente a los países), su ratificación en los 17 parlamentos de la moneda única podría complicar la situación de Portugal, por la impresión de los mercados de que la UE no está suficientemente preparada para arropar a Lisboa en caso de necesidad.

Los líderes de la UE sí lograron un acuerdo en torno al mecanismo permanente de rescate, que entrará en vigor en junio de 2013, cuando venza el actual. Alemania había pedido reabrir el pacto de los ministros del Eurogrupo del pasado lunes para modificar el calendario de sus aportaciones al fondo.