Archivo de Público
Viernes, 25 de Marzo de 2011

Francia se pone como objetivo expulsar a 28.000 inmigrantes

El ministro de Interior, Claude Guéant, considera "imperioso" lograr la cifra de 2010 "e incluso superarla"

EFE ·25/03/2011 - 18:44h

AFP - El ministro de Interior galo, Claude Guéant.-

El ministro de Interior de Francia, Claude Guéant, ha recordado que su Gobierno mantiene el objetivo de expulsar al menos a 28.000 inmigrantes sin papeles antes de que termine el año, una cifra similar a la marcada en 2010.

En una reunión con directores departamentales de seguridad, Guéant ha considerado "imperioso" lograr la cifra del año pasado "e incluso superarla en el momento que se disponga de la ley sobre la inmigración y la integración", que otorga a las fuerzas del orden nuevas herramientas de lucha contra la inmigración clandestina.

Actualmente la ley, que se encuentra a debate en el Parlamento, es presentada por el Gobierno como la transposición de la directiva europea sobre inmigración, pero la oposición y diversas asociaciones creen que supone un ataque a los derechos de los inmigrantes.

Guéant ha destacado la importancia de utilizar sistemas de biometría para luchar contra la inmigración irregular, por lo que anunció que numerosos consulados franceses serán equipados con esta técnica, además de las fronteras de entrada y las aduanas. Francia también reforzará la presión sobre los países de origen de cara a la aceptación de los clandestinos expulsados.

El ministro se ha centrado desde su llegada a Interior en la lucha contra la inmigración

El ministro ha pedido, además, un esfuerzo para luchar contra el trabajo clandestino en los sectores más afectados. Guéant, que llegó al cargo de ministro hace un mes, señaló desde el principio la lucha contra la inmigración irregular como una de sus prioridades.

Las asociaciones de defensa de los inmigrantes han criticado su implicación en este asunto, sobre todo a raíz de unas declaraciones polémicas que hizo la semana pasada el ministro. "A base de inmigración incontrolada, los franceses tienen a veces el sentimiento de que no están en su país", aseguró Guéant.

El Gobierno no ha comunicado todavía las cifras definitivas de expulsiones de indocumentados en 2010, aunque a falta de los datos de diciembre su número había disminuido un 7 % con respecto al año anterior, hasta los 25.511.