Archivo de Público
Viernes, 25 de Marzo de 2011

Sinde dice que le gustan los "cómicos" porque son "analógicos y no digitales"

EFE ·25/03/2011 - 17:18h

EFE - La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde durante su intervención en la recepción por el Día Internacional del Teatro celebrada hoy en el Teatro de la Zarzuela, en Madrid.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, ha felicitado hoy en una recepción con motivo del Día Internacional del Teatro a sus profesionales, a los "cómicos", por tener "el mejor oficio del mundo" y también porque son "analógicos y no digitales". "Por eso me gustáis", les ha dicho.

González-Sinde ha presidido en el Teatro de la Zarzuela y con la presencia, entre otros, del director del INAEM, Félix Palomero, el acto previo a la celebración del Día Internacional del Teatro, el próximo domingo, 27 de marzo, en el que se leerá en todos los escenarios un manifiesto escrito por la ugandesa Jessica A. Kaahwa.

"He hecho teatro y lo sigo haciendo: en el Parlamento, en el Senado, depende del día", ha bromeado la ministra recordando que escribió las obras "Rulos" y "Prohibido besar", una función infantil que ha "aprovechado" a ofrecer a "algún productor valiente".

"Ya fui coproductora en alguna ocasión y juré no repetir nunca más. Es casi tan duro como ser ministra en la era de internet", ha destacado González-Sinde, que ha comparado también la dificultad de lograr distribuidores y programadores para las obras con que la oposición apoye "la ley de descargas, por poner un ejemplillo".

Tras leer un relato de Ángel Lerchundi sobre unas enfermas terminales en un hospital, la ministra ha subrayado que "no hay profesión más compleja, difícil y arriesgada y al mismo tiempo más hermosa ni más necesaria", que la que se dedica al teatro, porque "seduce al que escucha, se le emociona y se le hace ver una existencia llena de aventuras fabulosas".

"El teatro es democracia y hoy en día necesitamos muchas, muchas dosis de democracia", ha afirmado González-Sinde.

"Se que estamos en tiempos paradójicos, llenos de nuevos escenarios y éxitos pero duros, difíciles para el teatro, aunque aún nadie puede todavía descargárselo. Os animo a que sigáis siendo 'cómicos' y que no hagáis caso a quienes os llaman despectivamente 'titiriteros', porque es un orgullo de pertenecer a un gremio como éste", ha añadido.

Juan Matute, Natalia Millán y Arturo Querejeta han leído previamente el manifiesto del Día del Teatro, en el que la profesora Jessica Kaahwa subraya "el inmenso potencial que posee el teatro para movilizar comunidades y tender puentes" y lo propone como "una herramienta eficaz en las misiones de paz".

El teatro, señala, "podría ser una herramienta muy poderosa para la paz y la reconciliación", una "alternativa personalizada para la gestión y transformación de conflictos" porque "impregna sutilmente el alma humana presa del miedo y la desconfianza" abriendo un mundo de alternativas para el individuo y para la comunidad.

Su lenguaje universal, dice, puede promover mensajes de paz y reconciliación y animar a los individuos a "deconstruir" ideas preconcebidas.

"Es, por tanto, una farsa mantenerse callados en momentos como el nuestro, conociendo el poder del teatro, y permitir a los que empuñan armas y lanzan bombas ser los pacificadores de nuestro mundo", subraya la autora.

"Mientras las Naciones Unidas gastan colosales cantidades de dinero en misiones de paz por todo el mundo, por medio del uso de las armas, el teatro es una alternativa espontánea, humana, menos costosa y de lejos, mucho más poderosa", añade el manifiesto.

Entre los asistentes a la recepción en la Zarzuela han estado actores como Carmen de la Maza, Paco Valladares o Manuel Galiana, los directores Amelia Ochandiano y Ernesto Caballero y los autores José Ramón Fernández y Margarita Sánchez.