Archivo de Público
Viernes, 25 de Marzo de 2011

Saleh se dice dispuesto a dejar el poder en Yemen

El dictador anuncia reformas y ofrece un nuevo pacto a la oposición, que sigue reclamando que se vaya

AGENCIAS ·25/03/2011 - 15:42h

Miles de seguidores de Saleh han apoyado al dictador esta mañana en Saná, la capital de Yemen. AFP

"Estamos listos para dejar el poder, pero sólo en las manos adecuadas. No queremos disparar una sola bala y cuando hagamos concesiones será para asegurarnos que no haya un baño de sangre". Son las palabras del dictador yemení esta mañana ante miles de seguidores.

Palabras que, sin embargo, van cargadas de contradicción porque inmediatamente después animó a los suyos a luchar contra la revuelta. "Tenéis que garantizar la seguridad de Yemen y su estabilidad. Vosotros sois la seguridad de la patria, el ejército de la patria".

Saleh hizo el llamamiento en un mitin que encabezó en una plaza de Saná, que desde enero pasado está siendo escenario de manifestaciones que piden el final de su régimen y profundas reformas políticas. Mientras tanto, en otra plaza de la capital grupos de la oposición mantenían las protestas que estallaron al calor de las revueltas populares de Túnez y Egipto.

"No queremos el poder ni lo necesitamos, pero tenemos que transmitirlo a quienes lo merecen de verdad, no a manos enfermas. Vamos a resistir todos los desafíos y vamos a desafiar a todos los agresores", repetía.

Matanza de civiles

Yemen se encuentra bajo estado de emergencia desde el viernes de la semana pasada. Fue decretado por Saleh horas después de que medio centenar de manifestantes murieran en esta capital por disparos de desconocidos.

Medio centenar de manifestantes fueron asesinados la semana pasadaLas autoridades de Yemen han rechazado que las fuerzas de seguridad estuvieran involucradas en esta matanza, el hecho más grave registrado en el país desde que estallaron las protestas políticas contra el régimen de Saleh.

Yemen es el país más pobre de la península Arábiga. Además de las protestas de la oposición, Saleh se enfrenta a un intento de secesión en el sur, una rebelión chií en el norte y esporádicas acciones de Al Qaeda, que ha instalado en Yemen su principal base de operaciones en la región.