Archivo de Público
Viernes, 25 de Marzo de 2011

Alessandro Baricco considera que "'Emaús' es mi libro más anómalo"

EFE ·25/03/2011 - 15:36h

EFE - El escritor italiano Alessandro Baricco, posa para los medios durante la presentación esta mañana de su última novela "Emmaús" por la que los temas del catolicismo, el pecado y la salvación atraviesan las páginas y en la que ofrece su particular retrato de los peligros e inseguridades de la juventud al tiempo que medita sobre la fe, una obra que presenta coincidiendo con su participación en el festival Kosmópolis.

El escritor italiano Alessandro Baricco considera que su última novela, "Emaús", en la que retrata los peligros e inseguridades que acechan a la juventud, es su libro "más anómalo" y el que le ha llevado a explorar cuestiones que hasta ahora no había tratado en su trayectoria.

En el marco del festival literario Kosmopolis 2011, donde mañana participa en un debate, Baricco ha señalado que le gusta mucho poder cambiar de registro y presentar cosas distintas, aunque "a los lectores, en realidad, les gustaría que el escritor hiciera siempre el mismo libro". "Pero yo -ha apostillado- no puedo pasarme la vida escribiendo 'Seda'".

Es por este motivo que ha agradecido a sus editores, en el caso de España Anagrama en castellano y La Magrana en catalán, que sigan apostando por él y por una obra como "Emaús", en la que, con algunos elementos autobiográficos, no obvia ni la influencia del catolicismo en un país como Italia, o conceptos como el pecado y la salvación.

"La vida es larga y el escritor debe explorar muchas zonas, hacer libros muy distintos. Esta emigración es el aspecto más fascinante de mi trabajo y es, asimismo, muy excitante ver como mis lectores migran conmigo", ha sentenciado.

Preguntado sobre la dificultad de meterse en la piel de personas jóvenes, que se inician en la vida, Baricco ha reconocido que no fue una tarea agradable, aunque desde el punto de vista profesional sí fue "muy emocionante".

Ahondando en ello, ha precisado que tuvo que repescar recuerdos y vivencias reales y se dio cuenta de que su adolescencia y juventud no es un periodo que recuerde como "particularmente feliz".

Sin embargo, dice que hacía años que quería tratar sobre esa etapa y, de hecho, esta nueva novela corta la escribió en apenas seis meses, aunque haya sido la más difícil desde un punto de vista emocional. "No es por azar que ahora esté escribiendo un libro ligero y más divertido, una especie de cura de 'Emaús'", ha confesado.

Asimismo, no ha escondido que fue difícil desde un punto de vista técnico porque "la voz narradora es muy extraña, como una superposición de muchas voces", y ha agregado que es como "escuchar música con dos instrumentos distintos, pero de una manera simultánea".

A pesar de que los cinco protagonistas de la obra viven en un espacio y un tiempo indeterminados, una ciudad del norte de Italia, en los años setenta, Alessandro Baricco cree que la juventud de entonces tiene muchas similitudes con la de ahora, porque la mirada sobre la vida es la misma. "Es un tiempo -ha dicho- en el que haces muchísimas cosas, de manera muy intensa, pero ¿de verdad se entiende todo lo que haces?".

A su juicio, esta "disintonía" crea la mirada de los jóvenes sobre el mundo y que luego se necesite toda una vida para curarse de ello.

En cuanto a la influencia de la religión en la vida de muchas personas, el autor de Turín asevera que en la novela no se posiciona ni a favor ni en contra, porque "la religión es un paisaje y no se puede estar ni a favor ni en contra de eso".

Sin embargo, sí queda claro tras leer estas páginas que "una formación religiosa muy seria y muy radical genera desadaptados destinados a sufrir".

Por otra parte, Baricco ha acabado reflexionando sobre qué es la literatura, ante la pregunta de un joven estudiante presente en la sala. "La literatura es como la imbecilidad. Ambas no tienen una definición, pero hay muchos ejemplos de cada una", ha reflexionado.

Autor del éxito mundial "Seda", Baricco, a sus 53 años, ha sido calificado hoy por Jorge Herralde como un hombre renacentista que tanto incide en la narrativa como cultiva el ensayo o hace incursiones teatrales.