Archivo de Público
Viernes, 25 de Marzo de 2011

El etarra que huyó del control policial francés es Oier Gómez Mielgo

EFE ·25/03/2011 - 10:21h

EFE - Fotografía obtenida de la página web de los terroristas más buscados de la Guardia Civil de la presunta miembro de ETA Ione Lozano Miranda, detenida el lunes por la Gendarmería francesa en un control rutinario de carretera, en el departamento 36, en Indre, en el centro del país.

El presunto miembro de ETA que logró huir el pasado lunes del control policial que permitió a la Gendarmería francesa detener a Jone Lozano, es Oier Gómez Mielgo , que figura también en la lista de los etarras más buscados por la Guardia Civil, según han informado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista.

Las fuerzas de seguridad francesas están intentando dar con el paradero de Gómez Mielgo , que viajaba el pasado lunes con la presunta etarra en un vehículo al que los agentes dieron el alto y en el que se encontraron 48.000 euros y material informático.

Jone, de 24 años, fue detenida, tras identificarse como miembro de ETA, pero su acompañante consiguió darse a la fuga.

A partir de los datos aportados por algunos testigos y con la descripción de la persona que huyó, los investigadores franceses están trabajando con la hipótesis de que se trata de Oier Gómez, huido de Portugal hace un año tras descubrirse un polvorín de ETA en la localidad de Obidos.

Gómez, que nació en Vitoria el 28 abril de 1983, fue identificado junto a Andoni Cengotitabengoa por las fuerzas de seguridad portuguesas el 6 de febrero de 2010 durante el registro de un piso de esta localidad portuguesa que había sido descubierto el día anterior.

En la vivienda, la policía portuguesa se incautó de una cantidad de explosivos cifrada en 1.500 kilos por el Ministerio del Interior español, además de varios ordenadores y diverso material con el que la banda terrorista ETA intentaba montar una fábrica de bombas en el país luso.

Pero Gómez era ya conocido por los investigadores de la lucha contra ETA, pues ya fue detenido por la Guardia Civil el 28 de abril de 2001, cuando contaba diecisiete años de edad, acusado de la colocación, ese mismo día, de un artefacto explosivo bajo el coche de un ertzaina que estalló sin causar víctimas.

Fue condenado el 24 de octubre de ese año a dos años de internamiento en régimen cerrado en un centro de menores complementado con una medida de libertad vigilada por un periodo de tres años como autor de un delito de terrorismo.

Tras conseguir el 24 de abril de 2002 que el Juzgado Central de Menores le concediera permisos de fin de semana, medida previa a la concesión de libertad vigilada, al haber cumplido la mitad de su condena, aprovechó su primer permiso para escapar del centro en el que se encontraba ingresado en Madrid.

La Audiencia Nacional ordenó su búsqueda y captura el 28 de mayo de 2002, después de que el propio joven remitiera el día anterior un fax al centro en el que había permanecido internado para comunicar que fijaba su residencia en Vitoria y anunciara en una rueda de prensa junto a sus padres y su abogado que había decidido no volver al centro.

Finalmente, fue detenido el 31 de mayo siguiente por la Ertzaintza en el domicilio de sus padres en Vitoria y fue puesto a disposición judicial.

El 26 de octubre de 2006, Oier Gómez fue vuelto a detener, esta vez por la Ertzaintza, junto a otros dos individuos, acusado de la colocación de un artefacto explosivo en una oficina de Caja Vital.

Tras ser juzgado fue enviado a prisión, donde permaneció hasta el 4 de abril de 2007 en que salió en libertad bajo fianza.

Según la investigación judicial aprovechó su puesta en libertad para huir e incorporarse a la organización terrorista ETA.

Ahora, los investigadores están intentando determinar su "papel" dentro de la organización terrorista y están atentos a las pesquisas francesas y a las decisiones judiciales adoptadas en ese país en las últimas horas.

Jone Lozano, que llevaba en el momento de su detención una pistola, ingresó ayer en prisión tras haber sido imputada, entre otros cargos, por pertenencia a ETA.

El Ministerio Público francés pidió su procesamiento por ocho cargos, incluidos los de transporte de armas, llevar documentos falsos, matrículas falsas, financiación del terrorismo, receptación en banda organizada de extorsión en banda organizada o hacer uso de bienes robados.