Archivo de Público
Viernes, 25 de Marzo de 2011

Jiménez admite que "no hay ninguna manera de evitar que Gadafi siga"

La titular española de Exteriores se muestra pesimista con el futuro de Libia, ya que la oposición es "bastante heterogénea"

EUROPA PRESS ·25/03/2011 - 12:21h

EFE - La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, durante una sesión de control al Gobierno en el Senado.

Pese a que España forma parte de la intervención militar desplegada por una coalición internacional en Libia, la titular de Exteriores Trinidad Jiménez no las tiene todas consigo.

Ha reconocido que los opositores al régimen del dictador Muamar Gadafi no lo van a tener "fácil" para conseguir instaurar la democracia que anhelan y ha reconocido que en la actualidad "no hay ninguna manera posible" de evitar que el dictador siga al frente del país.

"No hay ahora ninguna manera posible de poder evitar que siga ahí", ha señalado la ministra en una entrevista a Onda Cero recogida por Europa Press, subrayando que sin embargo lo que busca la coalición internacional que está aplicando la resolución de la ONU es "evitar que siga bombardeando a su propio pueblo".

En cuanto a los rebeldes al régimen, la ministra, que se ha reunido con "una parte de ellos", ha preferido que se les califique de "opositores" porque "lo que les ha unido la oposición a Gadafi". No obstante, ha admitido que se trata "un grupo bastante heterogéneo" al que le une "la necesidad de darle un vuelco a su país" con vistas a la instauración de un Estado de derecho.

"No va a ser fácil" que los opositores se hagan con el poder

Pero, ha añadido Jiménez, al contrario que en Egipto y Túnez, donde aunque había regímenes con un partido único y un "control férreo", "sí tenían una estructura de Estado muy consolidada que van a ir adaptando". En Libia, ha incidido, "va a ser un poco más complicado pero existe una base suficiente para que trabajen desde (...) la reconciliación nacional" para consolidar "un nuevo Estado".

"No va a ser fácil", ha insistido la jefa de la diplomacia española, asegurando que los libios, que serán los que "decidan cómo quieren reconciliar el país", "van a tener todo el apoyo de la comunidad internacional".

En cuanto a las operaciones militares iniciadas el pasado sábado por una "coalición de países voluntarios", entre ellos España, la ministra ha explicado que se dio el paso ya que la OTAN, que ahora asumirá el mando de la ofensiva, "sigue siempre un proceso más lento de lo que urgía la resolución de la ONU".

Además, la formación de una coalición de países voluntarios permitía la incorporación de otros países, incluidos países árabes, "lo que daría una mayor legitimidad", ha puntualizado.

A partir de ahora, la Alianza Atlántica tendrá "el mando operativo militar" y la coalición de países contará con "una coordinación política no sólo en el momento actual sino para pensar un poco en las consecuencias políticas que pudiera tener el establecimiento" del alto el fuego.