Archivo de Público
Viernes, 25 de Marzo de 2011

Los candidatos municipales del PP exponen en Toledo sus promesas electorales

EFE ·25/03/2011 - 06:21h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El Partido Popular reúne hoy y mañana en Toledo a sus alcaldes y candidatos de las capitales de provincia en una convención en la que expondrán sus promesas electorales, encabezadas por la austeridad y la transparencia en la gestión de los ayuntamientos.

La secretaria general del partido y candidata a presidir la Junta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, abre hoy este encuentro que mañana cerrará el líder de los populares, Mariano Rajoy.

La austeridad en tiempos de crisis y la colaboración entre ayuntamientos y entidades para reducir costes, así como el reclamo de un nuevo modelo de financiación local son algunos de los ejes de este programa sobre el que hablarán los dirigentes populares durante dos días en la capital castellanomanchega.

Mariano Rajoy cerrará este encuentro mañana junto a Cospedal y los alcaldes de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y Valencia, Rita Barbera, así como los candidatos en Barcelona, Alberto Fernández, y Sevilla, Juan Ignacio Zoido.

Serán precisamente los alcaldes de las dos principales ciudades en las que gobierna el PP y los candidatos barcelonés y sevillano los que lean el manifiesto en el que los candidatos municipales de este partido se van a comprometer a practicar la austeridad y la transparencia en su gestión si ganan las elecciones del 22 de mayo.

En la jornada de hoy la intervención principal correrá a cargo de Cospedal, y también hablarán la vicesecretaria de Organización y Electoral, Ana Mato, y el vicesecretario de Política Autonómica y Local, Javier Arenas.

La convención se completará con mesas redondas moderadas por dirigentes del partido y protagonizadas por alcaldes y candidatos de buena parte de las capitales de provincia y grandes localidades, en las que irán desgranando el programa del partido para los comicios locales del 22 de mayo.

Un programa en el que el PP se compromete a fomentar la colaboración entre ayuntamientos de diferentes localidades para prestar servicios comunes gracias al intercambio de medios humanos y materiales, un modelo que el partido denomina "intermunicipalidad".

En su conjunto, el programa reproduce la filosofía del elaborado para las elecciones autonómicas, y está plagado de llamadas a la austeridad y a la racionalización del gasto, con 120 medidas para sanear la situación de los ayuntamientos por las vías del ahorro y de la eficacia.

El texto apenas tiene alusiones a la lucha contra la corrupción en las entidades locales, salvo la intención de recuperar el pacto contra este tipo de prácticas que el PP procuró negociar, sin éxito, con el PSOE hace unos meses.

El PP recupera, por otra parte, sus reivindicaciones por la reforma del modelo de financiación municipal y por la redacción de una ley de gobierno local en paralelo, así como por la definición de las competencias propias de los consistorios, sin solapamientos.