Archivo de Público
Viernes, 25 de Marzo de 2011

Asad ofrece apertura tras una semana de represión

El régimen sirio anuncia reformas mientras continúa la revuelta en el sur

 

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·25/03/2011 - 08:00h

EUGENIO GARCÍA GASCÓN - Un grupo de sirios protesta ante la embajada de Siria en Dubái, ayer. karim sahib / afp

Por séptimo día consecutivo tuvieron ayer lugar en la ciudad de Derá concentraciones de manifestantes que protestaron contra el régimen del presidente Bashar al Asad y exigieron reformas políticas y la liberación de los presos de conciencia. Las revueltas han dejado al menos 37 manifestantes muertos.

Las protestas han conseguido que el Gobierno de Asad anunciara por la tarde un paquete de medidas reformistas, aunque no parece probable que el anuncio ponga fin a unas revueltas que de momento están circunscritas al sur de Siria pero corren un riesgo obvio de extenderse a otras partes del país.

Las medidas incluyen la posible revisión de la ley marcial, en vigor desde 1963 (que permite realizar detenciones sin pasar por los tribunales), la autorización de fuerzas políticas al margen del partido Baaz, la concesión de cierta libertad de expresión a los medios de comunicación, la lucha contra la corrupción y la mejora de las condiciones de trabajo de los funcionarios.

El entierro de los muertos en los choques del miércoles en Derá sirvió para que unas 20.000 personas participaran en los funerales gritando consignas de todo tipo, políticas y religiosas. En el trayecto entre la céntrica mezquitaOmari y el cementerio no hubo enfrentamientos ni disparos contra los manifestantes.

Los muertos desde el viernes pasado se cuentan por decenas, aunque no existen datos contrastados.

Según fuentes hospitalarias, en el mayor hospital de Derá, situada a 130 kilómetros al sur de Damasco y habitada por 300.000 personas, han entrado durante los siete días últimos 37 cadáveres con heridas de bala. Otras fuentes elevan el número de fallecidos a más deun centenar.

La mayoría de los muertos son hombres jóvenes, pero también hay una niña de 11 años y un médico que estaba atendiendo a los heridos cuando fue abatido. En el hospital de Derá hay decenas de heridos de bala, y el Ejército sigue impidiendo el acceso a la ciudad, aunque permite la salida.

Detención de un activista

Mientras las autoridades sirias anunciaban las posibles reformas se conoció la detención del activista pro derechos humanos Mazen Dar-wish, uno de los principales críticos del Gobierno sirio. Darwish, que había participado en una manifestación la semana pasada para exigir la liberación de los presos políticos, fue detenido ayer por la Policía secreta siria.

Las comunicaciones se hacen por teléfono, si bien algunos días han estado cortadas. Como Derá se encuentra muy cerca de la frontera jordana, sus habitantes pueden usar la red de telefonía móvil de Jordania. Varias organizaciones humanitarias han denunciado una oleada de arrestos de activistas civiles.

Las autoridades de Damasco también han dicho que las protestas están dirigidas por islamistas salafistas.

El día de hoy será muy importante para calibrar la fuerza de los rebeldes, ya que después de la oración del mediodía se aprovecha la concentración en las mezquitas para lanzar las protestas.