Archivo de Público
Viernes, 25 de Marzo de 2011

Zapatero se erige en garante del juego limpio para elegir sucesor

Asumió ante la Ejecutiva del PSOE el compromiso de impedir enfrentamientos cainitas

GONZALO LÓPEZ ALBA ·25/03/2011 - 08:00h

El presidente del Gobierno, a su llegada a Bruselas, donde ayer participó en la cumbre de la Unión Europea. reuters

La reunión no fue tan "de trámite" como dice la versión oficial. José Luis Rodríguez Zapatero no confirmó el lunes a la Ejecutiva del PSOE la fecha en la que tiene previsto anunciar su retirada, ni siquiera si esta será el esperado anuncio. Pero hizo algunos comentarios muy reveladores.

El líder socialista, según ha podido confirmar Público con varios dirigentes que asistieron a esa reunión, se comprometió con solemnidad a "tomar cartas en el asunto" si el proceso sucesorio deriva en enfrentamientos cainitas entre quienes opten a tomar el relevo y sus respectivos partidarios.

El presidente, asombrado por la polémica de las primarias

Zapatero asumió este compromiso después de que, en las intervenciones de varios dirigentes que sacaron a colación el debate sucesorio, se planteara la preocupación ante la posibilidad de que el proceso derive en una guerra de descalificaciones internas. Quienes plantearon esta inquietud interpretaron que Zapatero asumió el compromiso de actuar como garante del juego limpio en el proceso sucesorio.

Esta impresión se vio reforzada por otro comentario del presidente del Gobierno, al hilo de la controversia sobre la posibilidad de que pudiera soslayarse la convocatoria de elecciones primarias. Zapatero se manifestó asombrado ante este debate con el argumento de que si la celebración de primarias para la selección de candidatos, incluido el de la Presidencia del Gobierno, está recogida en las normas internas del PSOE es porque así lo quiso él.

Aunque las primarias se utilizaron por primera vez en 1998, la competición que entonces se celebró entre Joaquín Almunia y Josep Borrelltuvo lugar con unas normas improvisadas sobre la marcha. En 2002, dos años después de la elección de Zapatero como secretario general, la regulación se aprobó en una Conferencia Política. Y tanto en 2004 como en 2008, cuando pudo haberse acogido a la excepcionalidad prevista para "las instituciones que estén gobernadas por el PSOE", quiso que se convocara el proceso, aunque las primarias no llegaron a celebrarse por ausencia de alternativa.

Recuerda que las elecciones internas están regladas porque él lo quiso

El balón y los jugadores

Hasta la fecha, nadie se ha postulado, entre otras razones porque "no toca" hasta que Zapatero diga formalmente que renuncia a ser el candidato en 2012. Pero ya no hay palabra, gesto o actitud que en el PSOE no se interprete en clave sucesoria.

Así, los partidarios de Ru-balcaba presentan como una prueba incontestable de su predicamento interno el entusiasmo que, tras su baja por enfermedad, provocó el miércoles en su regreso a las sesiones de control parlamentario, donde exhibió las cualidades que ya acreditó como portavoz parlamentario y que le han valido varios premios como mejor orador. Hasta Zapatero participó de las ovaciones.

Pero tampoco ha pasado desapercibido que poco después de esa cuidada exhibición del vicepresidente primero, Carme Chacón se saltara el corsé del ámbito competencial del Ministerio de Defensa para reprochar al PP sus intentos de "arrastrar por el fango el nombre de Andalucía". Lo hizo después de que el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, tuviera que hacer frente una sesión más al acoso del PP por el fraude de los ERE en la Junta de Andalucía.

La ministra de Defensa no se ha postulado, pero los detractores de Rubalcaba confían en que lo haga. Y, aunque algunos de los partidarios del vicepresidente aseguran que Rubalcaba sólo aceptaría tomar el testigo de Zapatero si no tiene que disputarlo, otros sostienen que su disposición incluye someterse a unas primarias.

También el lunes, en la reunión de la Permanente del Grupo parlamentario Socialista, José Antonio Alonso pidió "no lanzar balones al centro del campo para que los jueguen otros". Pero ahí es donde está el balón, esperando a que suene el pitido y se haga el saque inicial.