Archivo de Público
Jueves, 24 de Marzo de 2011

Los medios mexicanos pactan varios criterios para informar de la violencia

EFE ·24/03/2011 - 20:25h

EFE - Fotografía general de hoy, jueves 24 de marzo de 2011, durante la firma del "Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia" realizado en el Museo de Antropología de Ciudad de México (México). Medio centenar de grupos de medios de comunicación mexicanos, que en conjunto poseen más de 700 compañías de prensa, pactaron seguir una serie de criterios comunes para cubrir la violencia del crimen organizado que azota al país y evitar convertirse en "voceros involuntarios" de los delincuentes.

Medio centenar de grupos de comunicación mexicanos, que en conjunto poseen más de 700 medios, pactaron hoy los criterios a seguir para informar de la violencia del crimen organizado y evitar convertirse en "voceros involuntarios" de los delincuentes.

México es uno de los países con más riesgos "para ejercer el periodismo y la libertad de prensa, y esto se debe a la enorme presión del crimen organizado", dijo Sergio Sarmiento, presentador del canal TV Azteca, en el acto en el que se suscribió el acuerdo en el Museo Nacional de Antropología de la capital mexicana.

"El reto que hoy enfrentamos desde los medios es seguir informando a la sociedad en un contexto de altísimo riesgo, y para lograrlo se necesita de una estrategia que permita a los informadores continuar con su trabajo e impedir que el terror vaya cancelando plazas informativas", afirmó, por su parte, Carlos Loret de Mola, presentador y periodista del canal Televisa.

Uno de los retos centrales es "consignar los hechos con valor periodístico y a la vez limitar los efectos estrictamente propagandísticos de los mismos", explicó Loret de Mola.

Como parte de la alianza, los medios se comprometen a "actuar con profesionalismo", apegarse fielmente a los hechos, dimensionar adecuadamente la información, no prejuzgar culpables, cuidar a las víctimas y a los menores de edad, proteger a los periodistas y alentar la participación y la denuncia ciudadana.

Una decena de universidades, organizaciones civiles y no gubernamentales, cámaras y confederaciones empresariales y más de 250 personalidades se sumaron al denominado "Acuerdo para la cobertura informativa de la violencia".

Los grupos de medios, que en total poseen unas 600 estaciones de radio, 92 periódicos, 23 revistas, una decena de canales de televisión y varios portales de internet, acordaron "condenar y rechazar la violencia motivada por la delincuencia organizada, enfatizar en el impacto negativo que tiene en la población y fomentar la conciencia social en contra de la violencia".

En este sentido, el documento insta a que, "bajo ninguna circunstancia, los medios debemos justificar las acciones y los argumentos del crimen organizado y el terrorismo".

Al pacto, que se gestó en el marco de la Iniciativa México (IM), una alianza de medios de comunicación locales, se unieron diarios como El Universal, Milenio, Excélsior y El Economista; los canales de televisión Televisa, TV Azteca, Canal 11 y Canal 22; las revistas Nexos, Conde Nast y Grupo Editorial Expansión; y las emisoras Grupo Imagen, Radio Fórmula, Radio Centro, ACIR y W Radio, entre otros.

Además, los medios de comunicación se comprometen a "evitar el lenguaje y la terminología empleados por los delincuentes", lo que actualmente es muy común en las noticias de la prensa escrita.

También impedirán que "los delincuentes o presuntos delincuentes se conviertan en víctimas o héroes públicos", y desecharán cualquier "información que provenga de los grupos criminales con propósitos propagandísticos".

No es raro ver en los medios de comunicación mexicanos, por ejemplo, la reproducción de mensajes que los grupos del crimen organizado colocan junto a los cadáveres de sus enemigos.

Cada medio definirá sus propios procedimientos para verificar el cumplimiento del acuerdo, aunque en un plazo máximo de 30 días crearán además "un órgano ciudadano de observación que lleve a cabo reportes periódicos sobre el apego de los medios a los criterios editoriales" del pacto.

Por otra parte, en caso de que algún reportero o medio reciba amenazas para influir en su línea editorial y contenido informativo los demás "debemos solidarizarnos en contra de estas presiones, pero en los términos que mejor le convengan al reportero o al medio afectado", según el acuerdo suscrito hoy.

Para proteger a los periodistas, los medios mexicanos convinieron en "no firmar las notas sobre" violencia, hacer coberturas conjuntas y evitar los "reportes en vivo desde las zonas más violentas".

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU expresó en una carta su beneplácito por la iniciativa, que consideró "un paso positivo y sin duda necesario".