Archivo de Público
Jueves, 24 de Marzo de 2011

Preeclampsia reduce la posibilidad de tener bebés grandes

Reuters ·24/03/2011 - 19:01h

La preeclampsia tiende a reducir, más que aumentar, el riesgo de tener un bebé grande para la edad gestacional (GEG), según publicó en su edición online la revista American Journal of Obstetrics & Gynecology.

El equipo de Ravi Thadhani, del Massachusetts General Hospital, en Boston, concluyó que en los bebés de mujeres con preeclampsia se duplica la posibilidad asociada con la isquemia placentaria, el riesgo de limitaciones del crecimiento fetal y la talla pequeña para la edad gestacional.

"Nuestra hipótesis es que el aumento del riesgo de que las mujeres con preeclampsia tengan un bebé GEG podría estar asociado con factores confundantes como obesidad, intolerancia a la glucosa y otros problemas asociados con la preeclampsia y el desarrollo fetal", indicó.

De hecho, el equipo agregó que "el tratamiento de la diabetes mellitus gestacional con dieta o insulina reduce a la mitad el riesgo de desarrollar preeclampsia".

Los autores analizaron datos de más de 17.000 embarazos, de los cuales 474 mujeres tenían preeclampsia y 16.991, no.

El riesgo de tener un bebé GEG fue similar en ambos grupos. Pero, tras controlar factores como el IMC y la intolerancia a la glucosa, aquel riesgo fue significativamente más bajo en las mujeres con preeclampsia.

El análisis estratificado demostró que la preeclampsia tenía un efecto similar en el riesgo de tener un bebé con GEG en las mujeres obesas y no obesas, nulíparas y multíparas.

El resto de los factores no alteraron los resultados. Estos hallazgos no sorprenden.

"Aunque nuestros datos contradicen datos de estudios previos sobre el aumento del riesgo de tener un bebé GEG en mujeres con preeclampsia, coinciden con datos anteriores de ensayos experimentales y con seres humanos", señaló el equipo.

"Como lo indica el paradigma actual de su patogénesis, la preeclampsia en nuestra cohorte es una entidad que se caracteriza por reducir el crecimiento fetal. Los próximos estudios deberían determinar si esto se repite en otras poblaciones", concluyó.

FUENTE: American Journal of Obstetrics & Gynecology, 2011.