Archivo de Público
Jueves, 24 de Marzo de 2011

La policía francesa dice en el juicio contra Esquisábel que es uno de los 5 grandes dirigentes etarras

EFE ·24/03/2011 - 14:17h

EFE - Fotografía obtenida de la página web de los terroristas más buscados de la Guardia Civil de la presunta miembro de ETA Ione Lozano Miranda, detenida el pasado 21 de marzo por la Gendarmería francesa esta mañana en un control rutinario de carretera, en el departamento 36, en Indre, en el centro del país.

Pedro Esquisábel, "Xerpa", imputado como jefe militar de ETA y por su papel en el aparato político "estaba entre los cinco activistas con mayor responsabilidad" al ser arrestado en abril de 2005 en Francia, declaró hoy una policía antiterrorista que se encargó de la investigación de su caso.

Esquisábel no sólo "estaba a la cabeza del aparato militar" con Garikoitz Aspiazu, "Txeroki", explicó la teniente Cécile Liveneau, ante el Tribunal de lo Criminal de París que juzga a este etarra y a José Manuel Ugartemendía.

Además de estar a cargo de la gestión de la contabilidad del aparato militar, del reparto del material necesario para el día a día de sus componentes y de la estructura GESA de cobro del "impuesto revolucionario", "tenía probablemente responsabilidad" en las negociaciones que llevaba a cabo la organización terrorista, destacó Liveneau.

"Esquisábel se comunicaba con los jefes de los otros aparatos" con los que tenía "una enorme cantidad de citas", y de forma muy particular con "la pareja responsable de la organización" que formaban Mikel Albisu, "Antza", y María Soledad Iparraguirre, "Anboto", hasta su detención en la casa de Salies de Béarn (suroeste de Francia) en la que vivían en octubre de 2004, añadió.

Igualmente participó como dirigente en reuniones del comité ejecutivo, como lo ha confesado el propietario de la casa donde se celebraban, el cantautor Peio Serbielle, que dijo haberlo visto por lo menos en la última que albergó en febrero-marzo de 2004, recordó.

La policía, que estuvo en la Subdirección Antiterrorista (SDAT) de 2003 a 2009, contó que "Xerpa" llegó a jefe militar de ETA tras el arresto en diciembre de 2004 de los hasta entonces dirigentes, Juan Ibón Fernández Iradi, "Súsper" y Gorka Palacios Alday.

Precisó que "ante la falta de confianza" que la dirección tenía en "Txeroki", "porque era extremadamente violento" y porque había criticado la estrategia de negociación, se le atribuyó a Esquisábel la dirección del aparato militar y las tareas de "coordinación", mientras Aspiazu heredó de Palacios Alday la jefatura de los comandos.

Esa "bicefalia del aparato militar" quedaba ilustrada, según el relato de la teniente Liveneau, por los borradores de las cuentas de esta estructura que llevaba Esquisábel en una bolsa que dejó olvidada en una lavandería de Caussade, en el sur de Francia, lo que motivó su captura allí junto a Ugartemendía el 28 de abril de 2005.

La oficial señaló que en 2002 se articuló el paso de "Xerpa" desde el aparato político al militar, y dio cuenta de los diferentes elementos de prueba de su posición como responsable de ETA, en particular la contabilidad requisada a Albisu e Iparraguirre.

También detalló los artefactos (sobre todo dos bombas lapa) encontrados en el piso franco descubierto en abril de 2004 que Esquisábel había ocupado en la localidad pirenaica de Bagnères de Bigorre, y dijo que podía tenerlos en su poder para entregarlos a comandos encargados de la campaña de atentados contra intereses turísticos españoles.