Archivo de Público
Jueves, 24 de Marzo de 2011

La izquierda abertzale dice que su legalización es "cuestión de tiempo"

El Gobierno y el PP aplauden el portazo del Supremo a Sortu y la izquierda minoritaria lamenta la sentencia

G. Malaina / M. Á. Marfull ·24/03/2011 - 17:07h

Ni un paso atrás por el portazo del Tribunal Supremo a Sortu. La izquierda abertzale mantuvo este jueves hasta la última coma de su discurso para reivindicar que su legalización es “cuestión de tiempo” y que su estrategia por las vías exclusivamente pacíficas a favor de un proceso para la normalización política de Euskadi “no tiene vuelta atrás”. “Madrid piensa que actuando así conseguirá entorpecer, gripar la nueva fase política abierta en Euskal Herria”, lamentó.

La izquierda abertzale convocó una comparecencia en San Sebastián para valorar la resolución del Supremo. Txelui Moreno y Marian Beitialarrangoitia actuaron como portavoces, pero a la mesa se sentaron también Rufi Etxeberria, que presentó en febrero con el abogado Iñigo Iruin los estatutos de Sortu, así como Miren Legorburu, Tasio Erkizia y Agurne Barruso. En su comunicado, tacharon la resolución de “decisión política” y responsabilizaron de ella al PSOE en su apuesta por la “represión” y su “actitud servil” ante la presión del PP.

Durante la comparecencia, los representantes de la izquierda abertzale no aclararon qué alternativa barajan para tratar de asegurar su presencia en las elecciones municipales y forales del País Vasco y Navarra el 22 de mayo.

Respuesta electoral

No obstante, dejaron nítido el mensaje de que la ilegalización de Sortu no representa un ataque contra la izquierda abertzale, sino contra el conjunto de la sociedad vasca. Y sobre ese análisis, insinuaron que corresponde también a la mayoría social, sindical y política de Euskadi, contraria a la ilegalización, contribuir a la articulación de una respuesta en clave electoral.

“La tenemos que desarrollar las próximas semanas”, zanjó Beitialarrangoitia, tras insistir en que la nueva estrategia de la izquierda abertzale por las vías exclusivamente políticas no es coyuntural y que, por ende, trasciende la cita con las urnas del 22 de mayo. Preguntada también sobre si piensan dar más pasos en su rechazo al uso de la violencia, dio por definida su postura: “Se puede decir más alto, pero no más claro”.

La izquierda abertzale también envió un mensaje directo al lehendakari. Tras valorar las últimas semanas en clave positiva lo dicho por Patxi López sobre Sortu y contra la exigencia de “nuevas condiciones” para su legalización, este jueves le emplazaron a aclarar qué hará ahora para influir en el PSOE: “No sirven sus palabras. Señor lehendakari, tenemos que decirle que se está quedando atrás, cada vez más rezagado, perdido en su discurso”.

Sortu, por su parte, hizo público un comunicado tras suspender la rueda de prensa que había convocado en Bilbao. En su escrito, criticó también que la resolución del Supremo responde “a una decisión y estrategia definida por el PSOE y el PP. Queremos denunciar que en vez de analizar argumentos jurídicos se hayan basado en una decisión política para decidir sobre Sortu”. Según explicó la formación, una vez reciba y analice la sentencia, realizará una valoración más detallada e informará de las “medidas que adoptará”. En pura lógica, acudirá cuanto antes al Tribunal Constitucional para tratar de entrar en el plazo de presentación de candidaturas antes del 18 de abril.

  “Señor lehendakari, tenemos que decirle que se está quedando cada vez más rezagado, perdido en su discurso”

En Euskadi, sólo el PP y el minoritario UPyD insistieron este jueves en el apoyo mostrado el jueves, al conocerse el pronunciamiento del Supremo. El PSE mantuvo su mensaje en defensa de los jueces, aunque tanto su presidente, Jesús Eguiguren, como el alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, lamentaron la sentencia.

En su primera intervención, el lehendakari opinó que el rechazo del Supremo a la inscripción de Sortu en el Registro de Partidos evidencia que sus pasos para ser legal “no han sido suficientes”. Y estimó que ahora la izquierda abertzale, en un eventual recurso ante el Constitucional, “tiene la oportunidad” de “romper de forma mucho más clara con ETA”.

“A todos nos hubiera gustado”, agregó, “que la izquierda abertzale hubiera manifestado de forma mucho más clara una ruptura con su pasado y con los apoyos brindados a violencia, desmarcándose del pasado de terror y la amenaza que representa, para que no cupiera ninguna duda sobre sus posiciones e intenciones futuras”.

Satisfacción en el Gobierno

La satisfacción contenida del Gobierno y el PSOE y la entusiasta en el PP contrastó con la decepción que mostró la denominada izquierda minoritaria en el día después del portazo a Sortu.

La sentencia “confirma la demanda de la Fiscalía y la Abogacía del Estado”, interpretó el número dos del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, en un tono intencionadamente aséptico. “Lo que toca es cumplir” el fallo, señaló, satisfecho, sin indagar en futuribles.

“Queda el amparo ante el Constitucional, pero, en este momento, Sortu no va a ser una formación legal y por lo tanto, no podrá concurrir a las elecciones”, resumió el ministro de Justicia, Francisco Caamaño.

“Muy contento”, se reconoció el líder del PP, Mariano Rajoy, con la sentencia. “Espero que el Gobierno se aplique para evitar un plan B con el que los terroristas se puedan presentar a las elecciones”, avisó. “Si seguimos en esta línea y los tribunales siguen dando la razón, ETA y su final cada vez estará más próximo”, vaticinó.

Desde IU, su coordinador federal, Cayo Lara, señaló que el fallo “es un error que no va a ayudar al fin de ETA”, y defendió que “hay razones políticas y jurídicas” para legalizar a la marca abertzale.

Cambios en las instituciones

Su portavoz en el Congreso, Gaspar Llamazares, resaltó que la falta de unanimidad del Supremo es “un toque de atención positivo”. “Algo está cambiando en el mundo abertzale”, aseguró. “Algo debe cambiar también en las instituciones del Estado, las fuerzas políticas y el ámbito judicial”, concluyó el diputado.

“Hay que respetar la aplicación de la ley”, se limitó a señalar el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, quien reconoció que apuntó que “algo tendrá que hacerse” si hay una parte de electores que nunca se verá representada en Euskadi.

  “Algo está cambiando en el mundo abertzale”
El portavoz parlamentario del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, pidió al Constitucional un “esfuerzo particularmente intenso” para resolver el recurso sobre Sortu antes del 22 de mayo. De lo contrario, receló, no se trataría sólo de “una cuestión de apariencias”, sino de “algo más profundo”.
 

Muy crítico, el portavoz parlamentario de ERC, Joan Ridao, lamentó el fallo: “Si Sortu fuese lo mismo que ETA, estarían ya en prisión y están en la calle, lo que demuestra que la sentencia no es jurídica, sino política”. Ridao aseguró que “el PP se encuentra más cómodo en contra de la violencia y de ETA” y “el PSOE actúa atenazado por el miedo a lo que diga el PP” .

La Ejecutiva del BNG apuntó, por su parte, que la resolución del TS “es una oportunidad perdida en el avance hacia una solución política para el pueblo vasco y una mala noticia para la democracia”.

En su primera valoración, la portavoz de UPyD, Rosa Díez, lanzó “un aviso a navegantes” y advirtió de que, si el Constitucional legaliza Sortu tras el revés del Supremo, será porque el PSOE “utiliza a sus magistrados, ya que son mayoría” en este órgano.