Archivo de Público
Jueves, 24 de Marzo de 2011

Greenpeace reclama a PP y PSOE el abandono de la energía nuclear

La organización ecologista ha escalado las sedes de ambos partidos para exigirles "una actitud responsable en materia de energía

MARÍA SEVILLANO ·24/03/2011 - 13:50h

Greepeace - Varios activistas de Greenpeace sostienen carteles de protesta mientras otros escalan la sede del PSOE.

El debate que divide a España durante los últimos días -energía nuclear sí, energía nuclear no - "ha saltado" a las sedes de los principales partidos de la oposición. El entrecomillado no es gratuito, indica una acción literal: varios activistas de Greenpeace han escala simultáneamente las centrales del PSOE y del PP, en Madrid, para reclamar a ambas formaciones "una actitud responsable en materia de energía" y la promoción activa "del abandono de la energía nuclear en España".

El escape de radiación producido en Japón tras el terremoto y el tsunami del 11 de marzo ha llevado a la organización a actuar para poner el foco sobre la cuestión. “La situación de la central nuclear de Fukushima sigue descontrolada después de casi dos semanas y ya se han emitido grandes cantidades de radiactividad. ¿Hasta dónde están dispuestos a llegar los partidos políticos para defender la energía nuclear? ¿A qué están esperando? Si ha pasado en Japón perfectamente puede pasar en España, pues tenemos el mismo tipo de reactores”, ha explicado Carlos Bravo, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace.

Los activistas piden el compromiso de partidos y Gobierno contra el uso de energía nuclear

Por este motivo, pancartas con el lema "No más Fukushima. Nucleares, cierre ya" y sirenas que avisaban de una fuga nuclear ("Atención, atención, se declara alarma nuclear") han sido el guión y la banda sonora de la performance protagonizada por los activistas, que han cuestionado con esta peculiar acción la defensa de los intereses económicos de la industria nuclear frente a la seguridad de los ciudadanos.

Apelando al estudio 'Un nuevo modelo energético para España. Recomendaciones para un futuro sostenible' del PSOE, que expone la viabilidad de utilizar un sistema 100% renovable, y apoyados en su propio informe Renovables 100%, Greenpeace ha asegurado que en España es viable económica y técnicamente la implantación de generadores eléctricos alimentados en un 100% por energías renovables y, respaldados por esta investigación, han presentado una batería de propuestas para el Gobierno y las agrupaciones políticas:

- Establecimiento de un plan de cierre progresivo pero urgente de las centrales nucleares, empezando por Garoña y Cofrentes (con reactores muy parecidos a los de Fukushima). 

- Incluir en la nueva Ley de Energías Renovables los objetivos de alcanzar al menos el 50% de la electricidad en el país con energías limpias para 2020, y el 100% para 2050. 

- La creación de una Ley de Ahorro y Eficiencia Energética que reduzca el uso de energía primaria un 20% para 2020.

- La cancelación de la construcción de un cementerio nuclear centralizado. 

- La implantación de un régimen de responsabilidad civil para las centrales. 

- Revisión de la seguridad de estas instalaciones ante desastres naturales como el de Japón, de los puntos débiles de las centrales, sistemas de refrigeración, resistencia a ataques terroristas, etc. 

Intento frustrado

Durante la protesta se pretendía cambiar los correspondientes logos de cada partido por otros que aludieran "a su apoyo a la energía nuclear", objetivo que ha sido posible en la sede del PSOE pero no en la del PP, donde "trabajadores del partido han tratado de impedir el desarrollo de la protesta pacífica", ha explicado Greenpeace.

Mientras que el PP no ha hecho alusión al acto, el PSOE ha recibido a los activistas para explicarles que la posición del partido sobre la energía nuclear "no se ha modificado" después de Fukushima. Según los socialistas, "las centrales después de 40 años tienen que cerrar, a no ser que por una serie de circunstancias o informes favorables del Consejo de Seguridad Nuclear pueda abrirse una prueba extraordinaria" y "Garoña va a cerrar en 2013", aunque se han comprometido "a abrir las líneas de interlocución con esta organización ecologista al más alto nivel."