Archivo de Público
Jueves, 24 de Marzo de 2011

La prima de riesgo y el Ibex no sufren por Portugal

El diferencial con el bono alemán se relajaba a mediodía hasta los 192 puntos y el indicador de la Bolsa subía un 0,07%

PUBLICO.ES / EFE ·24/03/2011 - 09:27h

Mientras se disparan las especulaciones sobre un posible rescate a Portugal, la prima de riesgo de España y el Ibex-35 viven una jornada de altibajos. Este jueves, en la apertura del mercado de deuda la prima de riesgo subía siete puntos básicos, hasta 200, pero a mediodía se relajaba hasta los 192.  

También la bolsa española oscilaba desde su apertura, que sufría un descenso del 1,5%, hasta el mediodía, que subía ligeramente un 0,07%.

Este jueves el temor a ataques especulativos provenía directamente de la dimisión presentada anoche por el primer ministro luso Jose Sócrates por el rechazo en el parlamento de las medidas de austeridad y la rebaja de los ratings de la mayoría de los bancos españoles por parte de Moody's.

El Ibex-35 abrió la sesión con una caída del 1,5%, pero tras unos minutos de cotización moderaba su descenso hasta el 0,47%, lo que le situaba en el nivel de los 10.587,6 puntos. Ya al mediodía el parqué madrileño se mantenía casi sin subidas ni bajadas (+0,07%), lo que le situaba en los 10.645 puntos.

 

El diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo se relajaba también a media sesión hasta 192 puntos básicos desde los 200 con los que comenzaba la sesión.

Ni la rebaja aplicada por la agencia de medición de riesgos Moody's a treinta entidades financieras españolas ni la más que segura intervención de la Unión Europea en Portugal perturbaban la confianza depositada por los inversores en la deuda soberana española.

De este modo, la rentabilidad del bono español a diez años se reducía desde el 5,2 % de primera hora al 5,171 % de media sesión, al tiempo que el rendimiento del bono germano repuntaba hasta el 3,244 % desde el 3,236 % anterior.

También los seguros de impago de deuda (credit default swap o CDS) relativos a España reflejaban la creciente confianza de los mercados acerca de España y caían a 222.500 dólares anuales para cubrir la posibilidad de impago de 10 millones de dólares en bonos españoles a 10 años, por debajo de los 225.830 dólares de la apertura.

Igualmente la prima de riesgo del resto de países periféricos europeos se relajaba a media sesión, asumido ya el rescate de Portugal. Así, el bono luso caía a 433 puntos básicos desde los 439 de la apertura, en tanto que el griego se reducía a 664 desde los 678 anteriores, y el irlandés perdía una unidad y se situaba en 923 puntos básicos.