Archivo de Público
Jueves, 24 de Marzo de 2011

La pieza "maya" vendida en París no tiene nada de prehispánica, dice experto

EFE ·24/03/2011 - 04:15h

EFE - La escultura vendida en París en 4,1 millones de dólares no es maya, dice experto mexicano.EFE/Archivo

El arqueólogo Alejandro Bautista, uno de los seis expertos que en México dictaminaron que no es prehispánica la pieza subastada en Francia en 4,1 millones de dólares, dijo hoy a Efe que lo único de la obra que se acerca a la cultura maya es la máscara que porta el personaje y tal vez el material, pero por lo demás no hay ningún rasgo que lo relacione con esa civilización.

El experto, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), es categórico en su fallo: "se trata de una pieza de reciente manufactura" y sus características no corresponden a la cultura maya.

Bautista y el arqueólogo Alejandro Castillo Estrella estuvieron a cargo del análisis de esa y otra piezas subastadas el lunes en París por la casa Binoche-Giquello, la que ha afirmado que las alegaciones mexicanas son "gesticulaciones ridículas".

Admite que el análisis fue realizado con base en fotografías de distintos ángulos que aparecieron en el catálogo de la casa Binoche-Giquello, pero que fue suficiente para determinar que la pieza no corresponde a la cultura maya.

Este resultado, dijo fue validado por los expertos mayistas Roberto García Moll, Laura Pescador, Silviane Boucher y Antonio Benavides Castillo, todos investigadores del INAH.

Aunque la pieza, que comenzó a aparecer en exposiciones a partir de la década de 1980, nunca ha estado en manos de los expertos mexicanos, las fotografías son suficientes para determinar que no es prehispánica ni maya, dijo.

Y detalla los siguientes puntos: la altura de la pieza, de 1,65 metros, es atípica dentro del corpus de escultórico prehispánico del sureste de México.

La postura de las extremidades superiores e inferiores, el acabado de la mano derecha y el escudo que porta el personaje "no son característicos de la cultura maya del sureste de México", agrega.

El tocado "resulta atípico", el pectoral "está desproporcionado respecto del cuerpo del personaje", y las cintas que lleva en la piernas "tampoco son características de las representaciones escultóricas mesoamericanas", dijo.

Lo único, afirmó, es la máscara que porta el personaje, la cual "sí tiene cierta semejanza con algunos diseños de la zona maya, pero lo demás no coincide".

Destacó que según afirma la casa de subastas, la controvertida pieza está hecha en estuco. Este material, explicó el arqueólogo mexicano fue empleado por los mayas para el acabado y recubrimiento de las estructuras arquitectónicas, y en la elaboración de grandes relieves y mascarones.

En eso habría una coincidencia, si es que fue elaborada en estuco, pero insiste en que "la forma, el estilo y las demás características no coinciden" con los mayas.

Admite que el análisis directo de la pieza permitiría a los expertos mexicanos "evaluar otras variables, como el peso, el desgaste y detalles de la técnica de manufactura".

El arqueólogo aseguró que el INAH cuenta con la tecnología para realizar el análisis físico, en el que se pudiera incluso llegar a saber cuándo fue elaborada, se sabría el momento del fraguado (si es que fue hecha a base de estuco) o de la cocción si es que fue hecha con arcilla.

El autor de esta pieza es una enigma, dijo el arqueólogo, ya que es muy difícil determinar quién hizo la pieza, si un escultor o un artesano.

Por información que ha surgido de la subasta se sabe que ya fue exhibida en los años 80 fuera de México, lo que implicaría que la pieza ya tiene alguna antigüedad sin llegar a ser prehispánica.

En París, la casa Binoche-Giquello opina todo lo contrario y asegura que "es una pieza perfectamente conocida" de autenticidad "indiscutible" que figura en todos los catálogos sobre la cultura maya y de la que "se conoce la historia".

Jean-Claude Binoche, dijo a Efe en París, que en las denuncias de las autoridades mexicanas "hay una voluntad de perjudicar" y para demostrarlo añadió que "si se tenía cualquier duda" se debería haber dicho antes de celebrarse la subasta.