Archivo de Público
Jueves, 24 de Marzo de 2011

La izquierda abertzale mantiene que estará el 22-M con otra "opción"

Sólo el PP y UPyD aplauden en Euskadi la decisión del TS, mientras que el PSE pide "respeto" para los jueces

GUILLERMO MALAINA ·24/03/2011 - 08:00h

Presentación de Sortu en Madrid. dani pozo

La izquierda abertzale ilegalizada mantiene que su proceso no tiene "vuelta atrás" y que estará presente el 22 de mayo en las elecciones municipales y forales del País Vasco y Navarra. Ayer, antes de conocerse la resolución del Tribunal Supremo contra Sortu, la dirigente abertzale y concejala de ANV en Pamplona, Marine Pueyo, reiteró que "sin duda" este sector político estará ese día en las urnas. "En breves fechas, tendremos la posibilidad de conocer cuál es esa opción", afirmó.

Según sus palabras, "la izquierda abertzale ha dicho por activa y por pasiva" que va a participar en las elecciones. "Vamos a estar no solamente porque sea un derecho de todas las personas, sino porque consideramos que debemos dar respuesta a las peticiones que la sociedad nos está haciendo", agregó.

El PNV critica la "contaminación ambiental" previa al proceso judicial

A preguntas de la prensa, informa Europa Press, la representante de la izquierda abertzale ilegalizada no desveló en qué fórmula piensan para garantizar su presencia en las urnas del País Vasco y Navarra, ni confirmó tampoco si en la misma tendrán un papel EA y Alternatiba. "En breves fechas tendremos la posibilidad de conocer cuál es esa opción, pero no podemos decirlo porque se está trabajando en ello", zanjó.

Pactos con EA y Alternatiba

La izquierda abertzale ilegalizada mantiene dos acuerdos estratégicos con EA, partido que está convencido de que su apuesta por las vías exclusivamente políticas es irreversible. Los pactos son Bases de un acuerdo entre fuerzas políticas independentistas y Euskal Herria Ezkerretik, este último suscrito también por Alternatiba. Tanto EA como Alternatiba defienden una alianza soberanista si Sortu es legal y la posibilidad de integrar en sus listas, como "todos los partidos", a independientes.

Aralar, EA y EB denuncian una motivación política en la resolución

En cualquier caso, el auto contrario a la legalización de Sortu dictado anoche por el Tribunal Supremo oscurece el horizonte de la izquierda abertzale ilegalizada para concurrir el 22 de mayo a las elecciones municipales y forales del País Vasco y Navarra. Cabe ahora una recurso ante el Tribunal Constitucional, pero la resolución judicial del Supremo representa en sí misma un varapalo más para la izquierda abertzale ilegalizada en su largo peregrinaje desde la aprobación de la Ley de Partidos, en 2002.

La resolución del Supremo tiene un carácter singular, pues tiene lugar después de un proceso evolutivo sin precedentes en el seno de la izquierda abertzale durante el último año y medio con un constante alejamiento de la violencia. Ese proceso interno llevó en febrero a la presentación de los estatutos de Sortu, que recogen un rechazo "abiertamente y sin ambages" a la violencia de ETA, lo que supone un punto de inflexión en la trayectoria de las últimas tres décadas de este sector político.

En Euskadi, sólo el PP y UPyD mostraron su satisfacción por la resolución del Supremo, mientras que el PSE pidió "respeto" para el Tribunal. El presidente del PNV en Vizcaya, Andoni Ortuzar, declaró en Radio Euskadi que la sentencia es "una pena", ya que los estatutos de Sortu "cumplen la legalidad". "No sólo los estatutos, sino también sus declaraciones positivas", agregó, convencido de que la "contaminación ambiental" previa con declaraciones sobre Sortu, también desde el Gobierno, han afectado este proceso.

El portavoz de los socialistas vascos, José Antonio Pastor, pidió "respeto absoluto a la decisión de los jueces" y consideró que Sortu ha emprendido "un camino en la buena dirección" y que "esta resolución judicial no debería alterar ese camino".

"Un grave error"

El PP mostró su satisfacción y reclamó al Gobierno que ahora mantenga la "máxima exigencia" para evitar que Sortu "burle la ley por otros cauces" y participe en las elecciones. El vicecoordinador de Aralar, Jon Abril, manifestó que "una vez más vuelven a mostrarse que el Poder Judicial carece de independencia y que actúa por impulsos políticos. Es un grave error y queremos mostrar nuestro rechazo".

El secretario general de EA, Pello Urizar, consideró también que la resolución "es una mala decisión de alguna manera mediatizada por la presión política". "Esto sólo va a retrasar el proceso. La mayoría de la sociedad vasca está por una normalización que incluye que Sortu sea legal", agregó. El coordinador general de Ezker Batua, Mikel Arana, afirmó que "acata pero no comparte" la decisión del Supremo, ya que, a su juicio, es "política". Mostró su confianza en que el Constitucional la "recomponga" antes de finalizar el plazo para registrar las candidaturas el 18 de abril.